Acuerdo histórico con China que protegerá 100 indicaciones geográficas europeas

La Unión Europea (UE) y China han terminado las negociaciones del acuerdo bilateral para proteger de las imitaciones y la usurpación a cien indicaciones geográficas europeas en China (entre las cuales Rioja, Cava, La Mancha, Valdepeñas, Navarra, Valencia, Catalunya, Jerez–Xérès–Sherry) y cien indicaciones geográficas chinas en la UE. Se espera que este acuerdo histórico cree ventajas comerciales recíprocas y un aumento de la demanda de productos de alta calidad por ambas partes. A raíz del compromiso alcanzado en la última cumbre entre la Unión Europea y la República Popular China en abril de 2019, este acuerdo es un buen ejemplo de la cooperación existente y refleja la apertura y la adhesión de ambas partes a las normas internacionales como base de sus relaciones comerciales.

El comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Phil Hogan, ha manifestado al respecto que «este acuerdo es una buena muestra de nuestro compromiso de colaborar estrechamente con nuestros socios comerciales internacionales, como China, y representa un triunfo para ambas partes porque fortalece nuestra relación comercial y beneficia a los sectores agrícola y alimentario y a los consumidores europeos y chinos a la vez».

Cabe señalar que China es el segundo destino de las exportaciones agroalimentarias de la UE, el valor de las cuales fue de 12.800 millones de euros entre septiembre de 2018 y agosto de 2019. También, es el segundo destino de las exportaciones europeas de productos protegidos con indicaciones geográficas, que representan el 9% de su valor, incluidos los vinos, los productos agroalimentarios y las bebidas espirituosas. Además, el mercado chino tiene un gran potencial de crecimiento para las bebidas y los alimentos europeos porque la clase media de este gigante asiático está creciendo con fuerza y valora mucho los productos europeos emblemáticos y de calidad. Asimismo, el mercado chino tiene un sistema de indicaciones geográficas propio muy bien establecido, con especialidades que los consumidores europeos podrán descubrir gracias a este acuerdo.

Una vez terminadas las negociaciones, ahora hay que someter el acuerdo a su aprobación por parte del Parlamento Europeo y del Consejo. Está previsto que el acuerdo entre en vigor antes de que haya terminado el año 2020. Más adelante, una vez hayan pasado cuatro años de su entrada en vigor, está previsto ampliar el acuerdo incluyendo 175 denominaciones de indicaciones geográficas más, europeas y chinas. Estas denominaciones deberán seguir el mismo procedimiento de registro que las cien denominaciones que ya incluye el acuerdo, es decir, evaluación, publicación y recopilación de observaciones.

La cooperación entre la UE y China en materia de indicaciones geográficas comenzó en 2006, y en 2012 dio como resultado el registro y la protección por parte de ambos lados de diez denominaciones de indicaciones geográficas, que sentaron las bases de la cooperación actual.

 

Valoración positiva de las DD. OO. del vino
La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) ha valorado ‘positivamente’ el acuerdo, que según ha señalado ha supuesto «un paso muy relevante en la progresiva consolidación internacional del concepto D.O., como una herramienta que ayuda a vender con mayor valor económico, que confiere prestigio y reputación a sus productores, elaboradores y al conjunto del territorio y de sus habitantes detrás del nombre de la denominación de origen y que contribuye a competir en el mercado internacional».

CECRV ha indicado que el acuerdo incluirá inicialmente a 8 denominaciones de origen de vino españolas (Rioja, Cava, Cataluña, La Mancha, Valdepeñas, Jerez–Xérès–Sherry, Navarra y Valencia), entre las 100 indicaciones geográficas agroalimentarias de la Unión Europea que se protegerán inicialmente, a las que se sumarán otras 15 (Somontano, Cariñena, Alicante, Utiel–Requena, Málaga, Manzanilla–Sanlúcar de Barrameda, Ribera del Duero, Rueda, Bierzo, Toro, Jumilla, Empordà, Penedés, Priorat y Rías Baixas) en un periodo de 4 años tras la entrada en vigor del mismo, entre las 175 adicionales que se incorporarán al texto.

Esta organización ha subrayado que la protección de las denominaciones de origen «evitará y anulará el registro de marcas que puedan suponer un riesgo de confusión a los consumidores chinos respecto al verdadero origen de los productos, así como respecto del cumplimiento de las condiciones de producción y elaboración que determinan las DD. OO. en las que se inscriben los productos que emplean su nombre en la comercialización, recogidas en sus pliegos de condiciones». Y ha añadido que «las denominaciones de origen protegen el saber hacer acumulado y vinculado a una zona y son patrimonio colectivo de los agricultores y elaboradores de la misma, así como del conjunto de los habitantes de sus territorios, por lo que su protección por parte de las instituciones públicas en un mercado tan importante como China es una forma de protección de nuestra herencia colectiva».

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas