Cooperativas navarras y el INTIA participan en un proyecto para desarrollar vinos blancos de garnacha

Desarrollo de vinos blancos de garnacha a partir de biotipos localizados en Navarra’ es el título de un nuevo proyecto que se enmarca en el Programa de Desarrollo Rural de Navarra 2014–2020, que está financiado por la Unión Europea (UE) a través de los fondos FEADER en un 65% y por el Gobierno de Navarra en un 35%. El proyecto está coordinado por Cooperativas Agro–alimentarias de Navarra y cuenta con la participación del Instituto Navarro de Tecnologías e Infraestructuras Agroalimentarias (INTIA) y de cuatro bodegas cooperativas de la zona: Bodegas Campos de Enanzo S. Coop. (Murchante), Bodega de Sada (Sada) y Bodega Coop. San Martín (San Martín de Unx), las tres de la D.O. Navarra, y Bodega Cooperativa San Sebastian (Andosilla), de la D.O.Ca. Rioja.

Cabe señalar que históricamente en la cultura de la viña y el vino de la Comunidad Foral de Navarra son abundantes las referencias a las variedades garnacha blanca y garnacha roya (llamada también roja o gris). A pesar de ello, estas variedades de uva nunca han tenido protagonismo, estando en un segundo plano respecto a otras más ‘de moda’ en los distintos mercados, por lo que siempre han sido consideradas variedades minoritarias. Así, por ejemplo, en 2005 en Navarra solo había en cultivo 2,59 hectáreas de garnacha blanca.

Actualmente, gracias a que los consumidores aumentan la demanda de vinos autóctonos y ligados a la tierra, estas variedades de garnacha vuelven a ser interesantes para las distintas bodegas. Se trata de variedades procedentes de la mutación de la garnacha tinta, y las características que tienen los distintos biotipos de estas variedades son diferentes en cada caso. El trabajo realizado por la Estación de Viticultura y Enología de Navarra (EVENA) desde 2008 ha permitido recopilar 21 biotipos en viñedos antiguos de esta comunidad y conservar este material mediante la reproducción vegetativa de los sarmientos de la cepa original y su establecimiento en la parcela experimental ubicada en Olite como banco de material vegetal.

A raíz del interés de distintas bodegas cooperativas de Navarra en el cultivo de garnacha blanca y garnacha roya, ha surgido la posibilidad de llevar a cabo un proyecto conjunto que permita tanto ampliar el conocimiento sobre el comportamiento agronómico y enológico de estas dos variedades, como establecer campos de homologación de estos biotipos en distintas zonas productivas de Navarra. Según han informado Cooperativas Agro–alimentarias de España, «estos campos permitirán identificar aquellos biotipos que mejor se adapten a las demandas de viticultores y bodegas, para que finalmente se pueda iniciar un proceso de registro de clones certificados procedentes de material autóctono de Navarra».

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas