El granel lidera el descenso de las importaciones británicas de vino en 2019

Con caídas superiores al 25%, el granel es el único vino importado que ha descendido en valor (-25,6%) y el que más lo ha hecho en volumen (-27,9%), afectando a la evolución total de las importaciones de vino del Reino Unido que se han situado, en 2019, en los 1.165,8 millones de litros (-10,4% respecto a 2018), por valor de 3.125,2 millones de libras esterlinas (-1%). Estas cifras figuran en un informe realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMV), utilizando datos de la aduana británica, y disponible gracias al acuerdo de colaboración alcanzado con la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE).

A pesar de ello, el vino envasado sigue siendo el más importado en Reino Unido, suponiendo el 66,3% en valor y el 59% del volumen importado en 2019. Según este estudio, en comparación a 2018 ha crecido un +1,8% en valor y ha perdido un -1,5% en volumen. 

Por lo que se refiere al vino espumoso también ha aumentado en valor (+4,9%), aunque ha perdido en volumen (-3,7%), mientras que el bag-in-box ha cerrado el año 2019 con importantes incrementos tanto en valor (+16,5%), como en volumen (+11,3%).

El precio medio de todos los productos ha subido un +10,5% (2,68 libras/litro), quizás debido a un tipo de cambio desfavorable para la libra británica ante la incertidumbre del Brexit.

En el informe del OeMV se indica que el envasado ha liderado año tras año las importaciones británicas de vino, aunque ha perdido cuota en lo que v

a de siglo XXI, pasando de suponer el 83,7% del volumen total importado en el 2000, al 59% en 2019. En cambio, los espumosos, que han pasado del 3,9% al 13,2% y los vinos a granel y en envases superiores a los 2 litros, del 12,4% al 27,8%, han cobrado más relevancia.

 

Francia lidera en valor e Italia en volumen
La suma de Francia e Italia ha representado el 57% del valor total de vino importado en Reino Unido durante 2019. Francia ha afianzado su liderato (+10,5%) hasta llegar a los 1.105,5 millones de libras, seguida de Italia, que en cambio ha tenido un descenso del -1,9%, para situarse en los 696,1 millones de libras.

En términos de volumen y, a pesar de la caída registrada por Italia (-3,5%), este país ha mantenido su liderato, con 289,5 millones de litros, que suponen el 24,8% de las importaciones totales. Francia sigue ocupando la segunda posición, con 191 millones de litros, y un aumento del +1,8%.

España es el tercer proveedor de vino a Reino Unido, cerrando el año con un aumento en volumen, con 125,7 millones de litros (+3,3%) y un descenso en valor, con 244,4 millones de libras esterlinas (-2,9%). 

Asimismo, la caída de las importaciones de otros proveedores (tanto envasado y, sobre todo, a granel) como Australia (-29% en valor y -40% en volumen), EE. UU. (-56% en valor y -58% en volumen) y Sudáfrica (-13% en valor y -25% en volumen) explican en gran medida la disminución global de las importaciones de vino británico, que, en cambio sí han crecido por lo que se refiere a Argentina (+18% en valor y +29% en volumen) y Moldavia (+27% en valor y +47% en volumen).

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas