Finaliza un proyecto pionero de economía circular con restos de corcho

El proyecto Ecorkwaste, coordinado por la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y la bodega Codorníu, y en el que han participado el Instituto Catalán del Corcho, la Fundación CTM, el Grupo TYPSA y INNOVI, acaba de finalizar. El estudio, que ha cumplido los objetivos fijados, ha revelado que el corcho es un claro aliado para mejorar la calidad del agua y una fuente de energía renovable. Además, las dos tecnologías utilizadas demuestran ser eficientes y adecuadas para dar salida al subproducto del corcho dentro de la propia industria vitivinícola, pues el 60% de la producción de corcho se utiliza para elaborar tapones de vino y cava, mientras que el resto (40%) es subproducto que puede mejorar su valorización.

La UPC ha diseñado e instalado en la bodega Codorníu un sistema de humedal de tratamiento para depurar el agua que utiliza el corcho como material absorbente. Según han señalado los promotores de la iniciativa en un comunicado «se trata del primer sistema a nivel mundial que utiliza el corcho para la depuración de los afluentes vitivinícolas y con ello se consigue eliminar la mayor parte de nutrientes, metales pesados y otros contaminantes». En concreto, en los humedales piloto han tratado 200m3 de aguas residuales de la depuradora de la bodega y se ha conseguido una reducción de más del 90% de la carga contaminante del agua. Además, Ecorkwaste «ha demostrado que permite ir más allá de las restricciones legales relacionadas con el vertido de aguas residuales y que reduce la presión sobre los sistemas acuáticos».

Asimismo, el material granular de corcho que no es válido para humedales se ha destinado a la planta piloto de gasificación de la Fundación CTM Centro Tecnológico de Manresa. Allí se ha sometido a un proceso químico obteniendo un gas de síntesis con un poder calorífico muy elevado que a través de un motor de ecogeneración permite obtener electricidad y calor.

En este caso, se ha obtenido un syngas de calidad para utilizar en motores de cogeneración con un valor calorífico medio (LCP) de 4.943 kJ / m3 o 8748,7 kJ / kg de corcho. Así pues, «el proyecto ha demostrado que la gasificación del corcho es una forma válida de economía circular para obtener recursos (energía) de los residuos (corcho). Se trata de un sistema de producción de energía más sostenible que los esquemas convencionales y también una alternativa viable para el vertido de corcho, evitando sus problemas ambientales».

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas