Fuerte compromiso con la formación de Bodegas Viore

La I Jornada de Sumillería, organizada por Bodegas Viore (D.O. Rueda), que pertenece al Grupo Bodegas Riojanas, como incentivo a la fidelidad de sus clientes, ha contado con la participación de una veintena de profesionales de la hostelería que resultaron premiados con su asistencia a la misma en un concurso convocado al efecto y que han mostrado su satisfacción por el desarrollo dinámico y participativo del curso formativo impartido por la prestigiosa sumiller, María José Huertas. El presidente de Bodegas Viore, Santiago Frías, ha comentado a los participantes que «vosotros sois los prescriptores de nuestra marca y nuestra voz para crear un vínculo con los consumidores y mejorar su experiencia con nuestros vinos».

Celebrada el 18 y 19 de noviembre en las instalaciones de Bodegas Viore en Rueda, el programa de formación desarrollado por Huertas incluía un temario amplio, desde las funciones del sumiller y la gestión de la bodega del restaurante, al propio servicio del vino y claves sobre cómo recomendar cada uno de los diferentes tipos de vino de su marca. María José Huertas ha señalado que «he intentado que el contenido del curso fuera interesante y educativo en cuanto a gestión de bodega y labores del sumiller, así como ofrecer una visión de los vinos del mundo, en general, y de España, en particular, centrándome en los orígenes, terruño e identidad de las distintas denominaciones en las que está presente el Grupo Bodegas Riojanas con la marca Viore y facilitando unas nociones de cata de cada vino de la gama».

Tras la creación de la Escuela de Viticultores la primavera pasada con el objetivo de contribuir a la mejora de la calidad de la uva mediante la formación de los viticultores proveedores de la bodega, la Jornada de Sumillería se ha centrado en la fase final de comercialización del vino en los restaurantes, donde tanta importancia reviste el papel jugado por los profesionales de la hostelería. María José Huertas creé que es esencial que haya una persona responsable del vino en cualquier restaurante para ayudar a que la experiencia gastronómica del cliente sea lo más satisfactoria posible, además de que sea rentable para la empresa.

Para conseguir el objetivo, la sumiller considera básico que, «sin ser un psicólogo, el camarero intuya qué situación hay en una mesa, el momento, las circunstancias y conozca bien el vino que va a recomendar, su identidad, origen y la esencia de cada etiqueta». Para que el cliente esté feliz «el camarero debe trasladar felicidad, pues un cliente satisfecho lo va a contar y se va a multiplicar por muchos clientes que querrán vivir la experiencia».

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas