García Tejerina: “La regulación de la cadena alimentaria refuerza la competitividad del sector agroalimentario español”

La ministra de Agricultura recuerda que este Gobierno lleva tres años trabajando para fortalecer y vertebrar el sector agroalimentario.
Afirma que los Reales Decretos aprobados constituyen el marco regulatorio, que permitirá el buen funcionamiento de las relaciones comerciales, y recalca que los operadores deben saber que el incumplimiento de la Ley no saldrá gratis.

 

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha subrayado la importancia de los reales decretos aprobados el viernes pasado, 6 de febrero, en Consejo de Ministros para completar la regulación de la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria. Según la ministra, «se trata de una normativa muy demandada por el sector agroalimentario que va a servir para reforzar su competitividad».

García Tejerina hacía estas manifestaciones en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, que aprobó dos Reales Decretos que culminan el desarrollo reglamentario de esta Ley, «de enorme importancia para el sector agroalimentario español». En este sentido, indicó que el Gobierno ha trabajado durante estos últimos tres años «para fortalecer y vertebrar el sector agroalimentario, para darle herramientas para que pueda consolidar su crecimiento y se constituya como un sector estratégico para la economía española».

 

Competitividad de la cadena alimentaria
Asimismo, la ministra destacó que, una vez conseguido un horizonte de estabilidad para el sector, gracias fundamentalmente a la reforma de la Política Agraria Común, resulta muy importante reforzar la competitividad de todos los eslabones de la cadena agroalimentaria para que pueda seguir creciendo.

En este contexto, una de las actuaciones más importantes del Gobierno ha sido la aprobación de la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria y los dos reales decretos que culminan su desarrollo «y que constituyen el marco regulatorio que permitirá el buen funcionamiento de las relaciones comerciales entre los distintos operadores». Según destacó García Tejerina, se trata de la primera vez que se regula en España y también la primera vez que se hace en la Unión Europea.

La ministra de Agricultura concretó como uno de los objetivos principales de la ley acabar con las prácticas comerciales abusivas, mediante la obligatoriedad de suscribir contratos con un precio cierto y un plazo de cobro.

 

Régimen de controles de AICA
También indicó que, para velar por el cumplimiento de la ley, se constituyó la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA). Así, el Real Decreto sobre el régimen de controles regula todos los procedimientos en los que se enmarcan las actuaciones de la Agencia.

A este respecto, la ministra señaló que desde que se constituyó AICA y se aprobó su Plan de Controles, en el mes de septiembre de 2014, ya se han realizado miles de controles.

Con el objetivo de agilizar la actividad de AICA, el Real Decreto determina un plazo de seis meses para la finalización de las actuaciones, que pueden ser prorrogados su concurren circunstancias excepcionales.

Además, la ministra comentó que, al ser publicados los procedimientos, se da transparencia e información, para que todos sepan que la Ley se ha publicado para cumplirse. Según recalcó, los operadores deben saber que «el incumplimiento de la Ley no saldrá gratis». Al mismo tiempo, apuntó que este Real Decreto refuerza la cooperación institucional de AICA con otros organismos competentes, bien de las Comunidades Autónomas o de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

 

Corregir desequilibrios de la cadena
Por otra parte, García Tejerina hizo referencia al Real Decreto que desarrolla una parte importante de la Ley de mejora de la cadena Alimentaria, que establece mecanismos adicionales para corregir posibles desequilibrios de la cadena.

En concreto, se establecen disposiciones relativas a las Buenas Prácticas en la contratación alimentaria, al Observatorio de la cadena alimentaria, a los laboratorios agroalimentarios, al control oficial y también modifica aspectos de las Organizaciones Interprofesionales Agroalimentarias.

En relación con esta norma, García Tejerina hizo hincapié en la creación de la figura del mediador, para aquellas circunstancias en que no haya acuerdo en la fijación de los precios.

En definitiva, «se culmina una regulación muy esperada por el sector agroalimentario español que, sin ninguna duda, les va a posicionar mejor en su papel dentro de la cadena y a mejorar su competitividad», ha reiteró.

Por último, la ministra de Agricultura subrayó el valor del conjunto de la cadena alimentaria para la sociedad española, con una importancia especial en la mejora de la balanza comercial, dado el alto valor de sus exportaciones. Según los últimos datos ofrecidos por la ministra, (año móvil noviembre 2014) las exportaciones agroalimentarias suponen en torno a los 40.000 millones de euros, con un saldo exportador de 10.000 millones de euros, y significan el 17% de las exportaciones españolas. Y recalcó que la importancia de este sector para el país no es sólo económica, sino también social y territorial, «porque la agricultura y la industria de la alimentación están repartidas por todo el territorio español».

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas