Intercambio de ideas y fortalecimiento de alianzas en la Cumbre Iberoamericana del Vino 1548

FITUR 2020 (Feria Internacional de Turismo) en Madrid ha sido el escenario elegido para presentar la Cumbre Iberoamericana del Vino (CIAV) 1548 que reunirá a más de 20 países de ambos lados del atlántico del 9 al 11 de junio, en las localidades extremeñas de Mérida y Almendralejo. En el evento participarán todos los agentes relacionados con el sector del vino en Iberoamérica con el objetivo de intercambiar ideas, fomentar la colaboración y fortalecer alianzas entre los diferentes agentes del sector iberoamericano del vino.

La presentación en FITUR contó con la participación de Isabel Mijares, coordinadora técnica de la CIAV 1548; Yolanda Peña, arqueóloga y profesora de la UNED, y Paloma Sánchez, directora ejecutiva de la CIAV 1548. Además, estuvieron apoyando el acto por parte de la Junta de Extremadura, Antonio Ruiz, secretario general de Economía y Comercio, y Francisco Martín, director general de Turismo. También estuvieron presentes Otilia Romero y Vicente Sánchez–Migallón, directores generales de la CIAV 1548.

Mijares ha explicado que una de las razones para que Extremadura sea la anfitriona de esta cita es que «es la cuna de Iberoamérica y porque el contacto con todos esos países continúa en la actualidad». Para añadir que «presentamos la Cumbre en FITUR porque el enoturismo estará presente dentro del programa, para crear acuerdos entre los países».

A los 23 países iberoamericanos se sumará Estados Unidos, representado a través de California, «por la relación histórica con Iberoamérica y por su tradición vitivinícola», ha afirmado Paloma Sánchez. Además, se pretende acercar posturas en un contexto de gran incertidumbre y tensión, ante las decisiones arancelarias.

La CIAV 1548 surge como respuesta a las necesidades del sector, para intercambiar ideas, fomentar la colaboración y fortalecer alianzas entre los países participantes. Como ha expuesto Yolanda Peña, «queremos incidir en el significado del vino como un elemento de identidad cultural, que ha ido trasladándose de unas a otras civilizaciones gracias al contacto entre pueblos, porque el vino ha constituido siempre un elemento de encuentro entre los diferentes pueblos y culturas, y es una de las ideas que queremos reivindicar desde la Cumbre». Los objetivos serán afianzar relaciones, facilitar los contactos entre los diferentes agentes, potenciar los acuerdos comerciales, difundir el potencial vitivinícola, divulgar el conocimiento técnico, promocionar los vinos de calidad y fomentar el enoturismo. «El amor por Iberoamérica se ha quedado en la teoría y con la Cumbre se quiere poner en práctica, para comenzar a trabajar juntos», ha subrayado Mijares.

Ya se han celebrado otras cumbres en torno a esta temática, pero es la primera vez que se organiza una de esta magnitud, en la que participarán todos los agentes del sector, desde productores a compradores, distribuidores e industrias relacionadas. «Un encuentro que nace con espíritu de continuidad para posicionarse como una cita imprescindible para profesionales, empresas y organizaciones relacionadas con el mundo del vino», según sus organizadores.

Dentro de las actividades programadas tendrá lugar un Foro Empresarial, eje central de la Cumbre, pero también otras actividades paralelas, como muestras gastronómicas, exposiciones, conferencias y otras actividades culturales.

La Cumbre Iberoamericana del Vino 1548 lleva en su nombre el año en la que está atestiguada la primera cosecha de vino en el continente americano, aunque no se descartan otras previas, desde la llegada de los españoles, incluso con vid silvestre. Esta fecha se ha escogido como punto de unión entre los países de ambos lados del Atlántico, con el vino como puente.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas