La CECRV difunde el concepto de D.O. en un seminario en Singapur

La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) participó el 16 de julio en un Seminario de Alto Nivel de Indicaciones Geográficas de la Unión Europea (UE), celebrado en Singapur y organizado por la Comisión Europea.

El objetivo de esta acción, organizada por la DG AGRI de la Comisión Europea, era doble. Por un lado, informar sobre el sistema de indicaciones geográficas de la UE a las autoridades de Singapur, así como a prescriptores, a importadores y a consumidores de este país asiático, considerado una de las capitales económicas de su zona y uno de los principales centros financieros del mundo. Por otro, promocionar las indicaciones geográficas europeas en este mercado y a nivel internacional, en el contexto del acuerdo de comercio e inversiones firmado entre la UE y Singapur en octubre el año pasado y a través del cual se protegen casi 140 indicaciones geográficas europeas, entre ellas 21 denominaciones de origen de vino españolas.

El coordinador general de la asociación, Jesús Mora, se desplazó hasta Singapur para hablar de las indicaciones geográficas de vino de la UE en este seminario, en representación, tanto de la CECRV, como de EFOW (European Federation of Origin Wines).

La ponencia estuvo estructurada en tres bloques. El primero, sobre el concepto de indicación geográfica, buscando difundir no solo su naturaleza jurídica, como garantía de origen y calidad para el consumidor y derecho de propiedad industrial de una colectividad y que está protegido por la legislación europea e internacional, sino también su carácter transversal, como elementos diferenciales de las zonas rurales, como fuente de prestigio y de imagen de región, de país y en el caso de la UE, de toda una unión de países, y como herramienta que ayuda a dinamizar las economías locales.

En segundo lugar, Mora recordó los beneficios de pertenecer a una D.O., revelándose estas como herramientas que ayudan a competir por diferenciación y calidad en mercados internacionales, que proporcionan un valor comercial añadido al producto y, por tanto, mayores ingresos a toda la cadena de valor del vino, que impulsan las exportaciones y que contribuyen a la sostenibilidad de los territorios, económica, social y medioambientalmente.

Por último, la ponencia se cerró con un repaso a los logros alcanzados por las indicaciones geográficas de la UE en los últimos años, destacando, entre otros, la importancia de la D.O. como criterio de compra para el consumidor, el elevado nivel de trazabilidad, la determinación en la lucha contra el fraude, su contribución a la consolidación de mercados internacionales de enorme importancia para el sector del vino, como Estados Unidos, China, Canadá y Japón, y la propia consolidación internacional del concepto de indicación geográfica o su reconocimiento como símbolo de calidad a todos los niveles.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas