La vendimia de las DD. OO. Utiel–Requena y Somontano

El Servicio de Certificación de la Denominación de Origen Utiel–Requena ha presentado el informe anual de la cosecha 2019, en el cual se indica que se han recolectado 212 millones de kg de uva en esta D.O., lo que supone un descenso en torno al 5% con respecto a la vendimia 2018. En resumen, ha habido mermas en todas las variedades, salvo en la variedad ‘Bobal’, que ha tenido un incremento del 2% con respecto a la campaña anterior.

En el análisis de la climatología, «ha sido un año ligeramente más lluvioso que la media, con 433 l/m2 (la media son 390 l/m2)». Han destacado por encima del resto los meses de octubre de 2018 y abril de 2019, que fueron muy lluviosos.

En cuanto al ciclo vegetativo, «la brotación fue algo más retrasada de lo normal debido a que el mes de abril fue lluvioso y fresco». Esta comenzó a principios de mayo y de manera homogénea y con buen desarrollo, sin heladas primaverales. El envero se retrasó un poco respecto del año anterior, aunque dentro de lo normal (primeros–mediados de agosto). La maduración fue lenta, alargándose hasta mediados-finales de septiembre.

El verano, algo seco al principio y no excesivamente caluroso, provocó un retraso de la maduración. La vendimia de variedades blancas para vino tranquilo comenzó en la zona más cálida a mediados de septiembre, y las bodegas, en general, esperaron para vendimiar las uvas tintas a la tercera y última semanas de septiembre. La vendimia se alargó hasta mediados o finales de octubre, ya en la zona más alta. En cuanto a la sanidad de la uva, la cosecha entró en bodega en buen estado fitosanitario. El presidente de la D.O. Utiel–Requena, José Miguel Medina, ha manifestado que «con estos datos y gracias a la labor de viticultores, enólogos y bodegueros, conseguiremos unos excelentes vinos en esta cosecha».

 

Buena calidad en Somontano
Por su parte, la vendimia de la D.O.P. Somontano se ha caracterizado por la calidad con la que han llegado las quince variedades de uva a las bodegas de la zona. La vendimia comenzó el pasado 22 de agosto con la recogida de los primeros kilos de la uva blanca ‘Chardonnay’ y concluyó a finales de octubre con la recogida de los últimos kilos de la uva tinta ‘Moristel’. La campaña se ha cerrado con 21.041.993 kilos de uva, un 12% más que la recogida en 2018.

Por variedades, en el caso de las blancas, ‘Chardonnay’ ha sido la de la que más cantidad se ha recogido con 3.939.908 kilos. Tras ella, ‘Gewürztraminer’, con 1.248.160; ‘Sauvignon Blanc’, con 466.190; ‘Macabeo’, con 331.310; ‘Garnacha Blanca’, con 243.820; ‘Riesling’, con 195.180 y ‘Alcañón’, con 6.565. En tintas, ‘Cabernet Sauvignon’ sigue siendo la mayoritaria con 5.028.186 kilos recogidos. Le siguen ‘Merlot’, con 4.440.138; ‘Tempranillo’, con 1.981.139; ‘Syrah’, con 1.527.202 kg; Garnacha Tinta, con 1.242.010; ‘Moristel’, con 220.540 kg, ‘Parraleta’, con 98.185 y ‘Pinot Noir’, con 73.460 kilos.

La campaña de vendimia se ha desarrollado sin incidencias destacables lo que ha conllevado que la uva haya llegado a las bodegas en un excelente estado sanitario.

A modo de balance, la presidenta de la D.O.P., Raquel Latre, ha señalado estar «muy satisfechos este año: por cómo ha ido la vendimia y por cómo ha transcurrido todo el año en el viñedo que es, al final, lo que marca el resultado. La uva que hemos recogido tiene el equilibrio idóneo para elaborar los grandes vinos que esperamos tenga esta añada 2019».

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas