La vendimia en la D.O.Q. Priorat ha sido un 12% inferior a la del 2016, pero de muy buena calidad

El poco frío del invierno, las reducidas lluvias y las elevadas temperaturas del mes de junio han marcado un avance generalizado de la cosecha

 

Una vez finalizada la vendimia es el momento de hacer balance. Así, la cosecha de este 2017 en la D.O.Q. Priorat se ha adelantado de media unas dos semanas y ha finalizado con 6,03 millones de kilos de uva cosechados. Las variedades de uva negras representan un 93% del total, siendo la Garnacha –un 41,64%– y la Cariñena –22,83%–- las más representativas. En cuanto a las variedades de uva blanca, representan un 6,87% del total de la uva vendimiada, la Garnacha blanca es la más cultivada llegando a un 4,5% de la producción.

«La escasez de lluvias, el calor y la fuerte insolación han provocado un descenso en la cantidad de kilos de uva vendimiados. Esta ha sido una cosecha más marcada por la falta de peso, que por la cantidad de las uvas», ha señalado Sal·lustià Álvarez, presidente del consejo regulador de la D.O.Q. Priorat.

Por lo que se refiere a la calidad de la uva esta ha sido muy buena. Se constata que la viña es una planta muy adaptada al clima mediterráneo: con grandes contrastes de frío, calor y lluvia, y donde la planta se comporta de manera regular, perseverante y generosa, por la vertiente cualitativa de su producción.

Los primeros meses del año empezaron con poco frío y hubo escasez de lluvias, una situación que nos ha ido acompañando durante todo el ciclo de vegetación. La brotación de las cepas y el posterior crecimiento vegetativo se ha desarrollado marcado por esta climatología.

Los viñedos de la D.O.Q. Priorat, probablemente ya muy acostumbrados a este ciclo de rigor climático y muy adaptados a su suelo de pizarra, han desarrollado un ciclo vegetativo marcado por una menor brotación, unos sarmientos menos vigorosos y una cantidad de uvas importante. Las altas y constantes temperaturas registradas en el período de mayo y junio –este último se cerró con dos grados más de media que en la última década– han influido en la disminución del peso de la uva, especialmente en las variedades Syrah y Cabernet. En contraste con la Garnacha y la Cariñena, que el volumen y peso de uva ha sido regular y constante.
www.doqpriorat.org

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas