Luis Planas Puchades, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación

Entrevista
Luis Planas Puchades, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación

‘Nuestros vinos tienen una de las mejores relaciones precio–calidad de la UE’

Este valenciano, nacido en 1952 y licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia, ha sido el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación del gobierno del socialista Pedro Sánchez. Antes de ocupar el cargo contaba con una amplia trayectoria en el ámbito político agrario, y entre otros había sido consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía en dos etapas diferentes. En esta entrevista repasamos con él la actualidad del sector vitivinícola español.

 

Para el periodo 2019–2023 hay un nuevo plan de apoyo al sector vitivinícola. ¿Cuáles son las medidas prioritarias que se han acordado desde el ministerio?
Para mantener la relevancia internacional que tiene el sector vitivinícola español, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) considera muy importante mejorar su competitividad a través de medidas que promuevan las inversiones en nuevas tecnologías y técnicas de gestión innovadoras. Así, se mejorarán las posibilidades de exportación de los vinos españoles, lo que redundará en una mayor rentabilidad de las explotaciones.
Por ello, en el ‘Programa de Apoyo al sector vitivinícola’ que se aplica en España en el periodo 2019–2023, se han incluido las medidas subvencionables que mejor pueden contribuir a estos objetivos. Entre ellas se encuentra la promoción de mercados en terceros países, reconversión y reestructuración de viñedos, inversiones, destilación de subproductos y cosecha en verde.
Todas estas medidas son prioritarias y cuentan con un presupuesto total de 210,3 millones de euros para cada ejercicio, a excepción de las medidas de replantación por motivos sanitarios y de cosecha en verde, a las que no se les ha asignado ningún presupuesto a priori, ya que se activarán cuando sea necesario aplicarlo en alguna comunidad autónoma.
La inclusión de la ‘Medida de promoción de vino en mercados de terceros países’ supuso un cambio importante en las medidas tradicionales de apoyo al sector y ha llegado a convertirse en un elemento clave para mejorar la competitividad e internacionalización de las empresas.
Algunos datos relevantes, que demuestran el buen funcionamiento de la medida, son los aproximadamente 5.800 programas ejecutados y más de 340 millones de euros de ayuda FEAGA invertidos en promoción entre 2009 y 2018.

Aunque China está muy cerca, España es líder en superficie vitícola a nivel mundial. ¿Qué supone este liderazgo?
Con casi 970.000 hectáreas de viñedo, España es líder mundial en superficie de viñedo (un 13% de la superficie mundial). Y aunque China tenga una superficie cercana (11,5% de viñedo mundial), las producciones de los viñedos de ambos países tienen destinos principales muy distintos. Mientras que la producción de uvas en nuestro país está destinada en su gran mayoría (94%) a vinificación, el 83% de la producción de uva china se destina a uva de mesa.
Por lo tanto, España no es solo líder en superficie de viñedo, sino que también es el principal abastecedor de vino de los mercados mundiales, constituyendo las exportaciones españolas de vino el 22% de las exportaciones mundiales.
La importancia del viñedo y del vino para la agricultura española y mundial no solo es motivo de orgullo, sino que también implica una enorme responsabilidad, a la vez que una gran motivación para seguir realizando importantes esfuerzos desde el sector español y las administraciones competentes para que el sector vitivinícola español continúe progresando.

En cambio, el consumo no sube. ¿Hay que hacer mayor promoción?
En el marco del programa de apoyo al sector vitivinícola español la ‘Medida de promoción de vino en mercados de terceros países’, se consolida como una medida fundamental para mejorar la competitividad e internacionalización de las empresas. El objetivo a alcanzar con esta medida es que hay que seguir avanzando en la exportación en términos de valor y centrar los esfuerzos en incrementar el volumen exportado, sobre todo hacia aquellos destinos en los que se ha empezado a exportar recientemente. Los resultados obtenidos de todo el periodo de aplicación de la medida de promoción indican que, pese al difícil contexto económico mundial, se ha experimentado una mejora sustancial de las exportaciones, lo cual ha permitido mantener o mejorar el posicionamiento de los vinos de calidad.
Precisar que, aunque la promoción es un elemento esencial para dinamizar la comercialización y tiene efectos claros en el medio plazo, existen otros muchos factores que pueden influir en el incremento del consumo, por lo que la relación causa–efecto no es inmediata.

‘Hay que seguir avanzando en la exportación en términos de valor y centrar los esfuerzos en incrementar el volumen exportado’

¿Qué puede representar para nuestro sector vitivinícola la salida del Reino Unido de la UE?
En la última campaña, el Reino Unido fue el tercer país de destino de nuestras exportaciones de vino. De media, suponen 1,5 millones de hectolitros, con un valor de 327 millones de euros. Corresponden en cantidad a cerca del 9% de las exportaciones a la Unión Europea y a un 20% del valor. En estos momentos no es posible conocer la repercusión de la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea, porque dependerá del escenario final en que se produzca esa salida. Sin embargo, habría que atender a la posibilidad de que la demanda del Reino Unido pudiera disminuir o dirigirse a otros mercados mundiales, así como atender a las reacciones de los operadores de países terceros ante la situación.

Más de la mitad de las exportaciones de nuestros vinos son a granel, a un bajo precio. Hay empresas españolas que piden la obligatoriedad en el etiquetado del origen, ¿es esa la solución para cambiar la dinámica?
La normativa actual que establece las condiciones de etiquetado del vino contempla la obligatoriedad de incluir la indicación de procedencia en las etiquetas. Al comercializar vinos a granel, que pueden ser mezclados con otros vinos producidos en otros Estados miembros, la indicación de la procedencia pasa de tener que referenciar obligatoriamente el país de producción a tener que indicarse solo como ‘vino de la Unión Europea’.
El sector del vino español ha realizado en los últimos años una importante apuesta por la calidad. Nuestros vinos tienen una de las mejores relaciones ‘precio–calidad’ de la UE y por eso se comercializa a otros muchos Estados miembros. Debemos seguir apostando por la calidad como la mejor manera de aumentar de forma progresiva el valor de nuestros vinos.

La limitación de nuevas plantaciones en la D.O.P. Cava ha generado malestar en una parte de los productores cavistas, ¿qué puede decirnos al respecto?
La resolución sobre nuevas plantaciones constituye una decisión que afecta a varias zonas de producción, algunas con intereses muy distintos.
Con el objetivo de establecer el mejor marco para el interés general del sector del cava, hemos considerado que la postura más adecuada era evitar un crecimiento excesivo de su potencial vitícola, permitiendo, para replantaciones, una superficie máxima que no suponga una devaluación de la D.O.P. (377,06 hectáreas). Le aseguro que esta decisión ha sido tomada con ánimo de buscar el interés general del sector, permitiendo un crecimiento ordenado de la superficie de viñedo que evite riesgos de mercado.

La investigación, la innovación y la transferencia tecnológica son esenciales, ¿cuáles son las prioridades del ministerio en este ámbito?
Efectivamente, esos tres aspectos son esenciales para poder dar respuesta a los retos económicos, sociales y medioambientales del sector agroalimentario. Concretamente, nuestra prioridad es seguir impulsando la transferencia de conocimientos y la innovación dentro del sector agroalimentario, a través de subvenciones que se enmarcan en la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas. Estas ayudas, incluidas en el Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014–2020, son tanto para apoyar la creación de grupos operativos (formas asociativas innovadoras y multidisciplinares) como para financiar ejecución de proyectos innovadores.
La programación de fondos para ambas en el periodo 2014–2020 alcanza los 57 millones de euros. Se trata de iniciativas innovadoras que nacen del propio sector, de sus actores económicos y sociales, que forman los denominamos grupos operativos supra–autonómicos para llevarlos a la práctica. Otro rasgo distintivo de estas ayudas, es que tienen una cofinanciación comunitaria de un 80%, proveniente del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, aportando el ministerio el 20% restante.
Hasta la fecha hemos convocado ayudas a la creación de grupos operativos en dos ocasiones (en 2016 y 2018), con lo que hemos financiado el establecimiento de 177 grupos de temáticas muy variadas (60 en 2016 y 117 en 2018), con concesiones que se elevan a 8,4 millones de euros (2,7 millones de euros en 2016 y 5,7 millones en 2018).
En cuanto al sector vitivinícola, se han subvencionado un total de 11 grupos operativos que suponen un total de 607.317 euros, y abarcan temas de gran relevancia para el viñedo español como es el tratamiento y predicción de plagas y enfermedades, la introducción de nuevas tecnologías en el viñedo, la introducción de nuevos ecotipos, el uso de materiales tradicionales para la vinificación de vino de calidad o la sustitución de sulfuroso en vinos.

‘Para garantizar su viabilidad el sector vitivinícola debe ser líder en sostenibilidad y en adaptación al cambio climático’

Respecto al cambio climático y la sostenibilidad económica y medioambiental, ¿qué medidas están tomando desde su gabinete?
La sostenibilidad del sector vitivinícola es una prioridad para el ministerio, como la del resto de la agricultura española. Para garantizar su viabilidad el sector vitivinícola debe ser líder en sostenibilidad y en adaptación al cambio climático. Precisamente, la Federación Española del Vino ha elaborado un Plan de actuación para impulsar la lucha contra el cambio climático en el viñedo. Esta iniciativa del sector identifica las estrategias de adaptación del viñedo español al cambio climático, que son sinérgicas con las medidas que está impulsando el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, tanto de mitigación como de adaptación.
Alguna de las principales medidas que estamos impulsando son el mantenimiento de cubiertas vegetales y la incorporación al suelo de restos de poda para lograr fijar carbono al suelo, la incorporación de tecnología que permite el uso racional de los inputs con la modernización de los regadíos y la nutrición sostenible de los suelos.

El nombramiento del español Pau Roca como presidente de la OIV, ¿qué puede aportar al sector?
Este nombramiento supone el reconocimiento internacional a su trayectoria profesional y a la importancia del sector vitivinícola español que abre una nueva etapa dentro de la organización. Estoy seguro de que su nuevo director trabajará para dar respuesta a los nuevos retos del sector vitivinícola mundial, como son las nuevas demandas de información de los consumidores, los retos de comercialización en un mundo globalizado o la adaptación al cambio climático y la sostenibilidad del sector mediante la innovación y el desarrollo científico.
Isidre Font.

Publicado en Enoviticultura nº57

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas