Luis Planas reclama el reconocimiento mundial de los vinos tradicionales andaluces

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha destacado durante la clausura del I Congreso Internacional sobre los vinos tradicionales de Andalucía, que se ha celebrado en Madrid, la complejidad que conlleva la elaboración de estos caldos, envejecidos por el sistema tradicional de criaderas y soleras, y la necesidad de que esa calidad y singularidad sea reconocida, apreciada y disfrutada mundialmente.

Planas ha puesto en valor «esta excelente iniciativa» que muestra una «unidad de acción magnífica» de los consejos reguladores de estos vinos generosos «que hay que volver a situar en el lugar que les corresponde».

Por ello, el ministro ha subrayado la necesidad de que el conocimiento de esos vinos y de su cultura trascienda a consumidores de todas las edades, de dentro y fuera de España. Un objetivo, ha dicho, que «plantea importantes retos como son mantener el potencial productivo vitícola; perseguir la excelencia en la calidad; fomentar el conocimiento de esos vinos tan especiales; poner en valor la historia como elemento diferenciador; buscar nuevos consumidores, en particular entre los jóvenes; abrir nuevos mercados y mejorar los precios de venta». En esta línea ha destacado el papel que están jugando la gastronomía y el enoturismo para difundir la «excelencia de estos vinos, enraizada en nuestra cultura, que es preciso dar a conocer entre los consumidores».

Al respecto el titular de Agricultura del Gobierno español ha valorado la gran visión de futuro que han tenido algunas bodegas que hace años empezaron a diversificar sus negocios hacia el turismo enológico, en particular la Ruta del Vino y Brandy del Marco de Jerez. Según el ministro, estas iniciativas «crean riqueza y empleo de calidad en las zonas rurales».

Asimismo, Planas ha felicitado a los consejos reguladores de vinos andaluces por emprender nuevas estrategias y por su labor para difundir la historia y el trabajo que hay detrás de estos vinos generosos. Además, ha resaltado el renovado compromiso del sector con la calidad y la exquisitez. Todos ellos, según el ministro, «resultan elementos clave para poner en valor nuestros vinos tradicionales y afrontar el futuro con mayores garantías».

Los vinos tradicionales andaluces, los vinos generosos y de licor, son, según la reglamentación comunitaria, los obtenidos mediante un proceso biológico denominado bajo velo que confiere al producto características organolépticas especiales, con una crianza de al menos 2 años de edad media de maduración en barricas de roble.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas