Multitudinaria manifestación en Lleida para reclamar unos precios justos para el campo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Unos 500 tractores y 1.500 personas, según la Guardia Urbana, han colapsado el centro de Lleida en la manifestación unitaria del sector agrícola más multitudinaria que se recuerda en esta ciudad, y que formaba parte de una protesta simultánea en varias ciudades españolas para reclamar unos precios justos para el campo. La movilización en la capital leridana contaba con el apoyo de las organizaciones agrarias Unió de Pagesos (UP), JARC y ASAJA, la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC), la patronal Afrucat, así como de una cincuentena de alcaldes leridanos y oscenses, además de Teresa Jordà, consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya.

Jordà ha indicado al respecto que «no es justo y no tiene ningún sentido que una persona que trabaja la tierra, que lo hace con amor porque es su trabajo, cobre o perciba un precio inferior al que le supone producir este producto». Asimismo, la consellera ha explicado que la manifestación es una gran oportunidad para abordar la problemática del sector, y por ello ha insistido en que la unidad de administración, partidos políticos, productores, organizaciones agrarias, ayuntamientos, consumidores «es totalmente imprescindible».

En el transcurso de la manifestación, Jordà ha recordado que están trabajando en una línea de créditos para circulantes que podrían llegar hasta 35.000 € a través del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) y con la asunción de riesgo del 80% por parte de su Departamento.

Por su parte, JARC propone un plan de choque para conseguir unos precios justos para los agricultores con medidas que ayuden a reequilibrar la cadena alimentaria y una reducción de los costes de producción, cuya tendencia al alza «ha comprometido la rentabilidad del sector».

Asimismo, el presidente de la FCAC, Ramon Sarroca, ha comentado que «las soluciones al futuro del mundo rural deben contemplar, también, medidas que garanticen la viabilidad de las cooperativas agrarias, que somos las empresas de los agricultores y ganaderos, no nos deslocalizamos y creamos empleo en el mundo rural, además de dar cobertura a servicios con valor social para la gente del campo y tener un papel capital en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible y la transición energética».

Por último, Unió de Pagesos ha reiterado la necesidad urgente de una ayuda de estado para financiar el capital circulante que necesita la agricultura para afrontar los costes de la próxima campaña, y que sea completado con una bonificación de intereses y una ampliación del periodo de carencia de uno a dos años. Otras medidas urgentes que ha propuesto UP, y que recordó en la reunión que mantuvo con el ministro de Agricultura, Luis Planas, el 12 de febrero en Madrid, son el establecimiento de un Plan de arranque de 10.000 hectáreas para reducir la producción en un 30% en España, y la adecuación de la fiscalidad de cara a la declaración de la renta del 219 para el campo que tributa en el sistema de módulos; el incremento de gastos de difícil justificación para los productores que están en el sistema de estimación directa; reducciones de cuotas de la Seguridad Social y exención del pago del IBI a los ayuntamientos, y que estos reclamen las compensaciones a las administraciones superiores.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas