Productos agrarios a la carta

España es el cuarto país de la Unión Europea en volumen de producción agraria. El sector primario aporta el 9% del Producto Interior Bruto (PIB) y genera 2,5 millones de puestos de trabajo en 30.000 empresas y un millón de explotaciones. Ante esta situación, las principales entidades financieras españolas han diseñado y desarrollado una serie de productos financieros específicos para este segmento. Según comentan, «la forma de operar, los recursos, la estructura y las necesidades de los agricultores y ganaderos son muy diferentes a las de una pime o una empresa tradicional».

El perfil de cliente del sector agrario se caracteriza por la prudencia en las inversiones, su fidelidad y su capacidad de actuar como prescriptor en caso de estar satisfecho con los servicios. Además, el productor no suele abusar del endeudamiento, lo que le convierte en un candidato ideal para operar con las entidades financieras.

Sin embargo, el agricultor sufre otros condicionantes de riesgo, vinculados con la meteorología, heladas, granizo o lluvia, que requieren una serie de productos financieros a la carta y de respuesta rápida.

 

Inversiones a corto o largo plazo

La oferta de productos del Negocio Agrario del Banco Sabadell se presenta en función de si la inversión se realiza a largo o a corto plazo. En este último caso, desde el segmento de negocio agrario comentan que disponen de «créditos para campañas agrarias, anticipos de la PAC o la financiación de las primas de Agroseguro». Para el largo plazo, «ofrecemos el préstamo plantaciones, un producto que tiene un periodo de carencia para invertir en cultivos leñosos, como los viñedos, el olivar, los almendros y los árboles frutales».

Desde el Banco Sabadell, revelan que una de las fórmulas que mejor está funcionando en los últimos tiempos es el leasing ganadero, con el que se financia la compra de vacas nodrizas o maquinaria agrícola. Asimismo, la entidad financiera cuenta con convenios para mejorar las estructuras agrarias y fomentar la incorporación de los jóvenes agricultores. Gracias a un acuerdo reciente con la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (Saeca), en las inversiones a largo plazo que se planteen los agricultores no necesitan depositar una finca como aval. «Nuestra oferta de valor se basa en disponer de todos los productos que requieran los profesionales y adaptarlos a sus necesidades».

El director de Sabadell Negocio Agrario, José Antonio Morante, explica que el arranque ha sido con un volumen superior a los 1.460 millones y que «nuestra intención es convertirnos en el proveedor financiero de referencia para los profesionales del campo, igual que ya lo somos con el conjunto de las empresas del país». Durante el último año, el banco ha incrementado su cuota en el ámbito privado un 22%. El objetivo al finalizar 2016 es seguir creciendo. Por eso, se ha fijado aumentar la inversión crediticia un 37%.

 

Penetración en las cooperativas

Con un volumen de negocio de 15.000 millones de euros, Agrobank, el segmento agrario de CaixaBank, ha crecido un 7% en su primer año de vida. Desde su creación en septiembre de 2014, ha logrado 53.000 nuevas altas de clientes agrarios. La estrategia ha sido posible gracias a la implantación de 578 sucursales especializadas en el sector agrario. El director general de CaixaBank, Juan Alcaraz, señala que con la apuesta por Agrobank «hemos contribuido a reforzar la posición de referencia de nuestra entidad en el negocio agrario, destacando la cuota de penetración en las cooperativas, que se sitúa en el 49%».

El lanzamiento de Agrobank ha supuesto la puesta en marcha de nuevos productos especialmente diseñados para las necesidades de los subsectores agrícolas y ganaderos.  En estos momentos, cuenta con 330.000 clientes, 15.039 millones de euros de volumen de negocio y 6.000 millones de euros en activos. La estrategia de CaixaBank se centra en constituir oficinas especializadas ubicadas en los núcleos de población en que la actividad económica se sustenta en la agricultura o en la ganadería.

Adaptados a las necesidades del público objetivo, los productos de Agrobank tienen en cuenta las características cíclicas del campo. En este sentido, la línea de la entidad financiera incluye los préstamos de campaña, con el que se logra liquidez para comprar y alquilar el material necesario para la cosecha o la explotación, los anticipos de la PAC, la financiación de las exportaciones, tanto cuando se está cultivando el producto, como para aplazar el cobro.

En el apartado de los cultivos leñosos, que necesitan un plazo de tres o cuatro años para obtener la primera cosecha, Agrobank recomienda la AgroInversión que «sirven para modernizar la explotación o invertir en productos para llevar a cabo proyectos sin que el profesional tenga una preocupación económica», recuerda el director general de Caixabank. Una de las líneas diferenciadas del segmento agrario son las ecofinanciaciones agrarias, con las que se financian actividades de desarrollo sostenible y eficiencia energética, así como los negocios que aporten un valor añadido social y medioambiental.

 

Gestores y asesores de la PAC

Dar servicio a través de gestores especializados y un asesoramiento completo en el ámbito de la PAC. Esta es la base principal del negocio de la entidad financiera aragonesa Bantierra.  Además de la PAC, el banco ofrece ayuda a las subvenciones y «todos los aspectos legales que le permitan al agricultor obtener un rendimiento acumulado de su explotación mediante productos ajustados».

Bantierra es la entidad principal aragonesa de crédito cooperativo. Cuenta con 800 empleados, 350 oficinas y se encuentra ubicada en 274 municipios de Aragón, La Rioja, Cataluña, Madrid y Valencia. Uno de sus rasgos distintivos está en que ofrece un servicio de proximidad. Así, un 69% de los municipios que atiende tiene menos de 2.000 habitantes y el 84% menos de 500.

El presidente de Bantierra, Luis Olivera, asegura que uno de los puntos fuertes de la entidad son las solicitudes de la PAC. «Nuestra cuota de mercado alcanza el 42% en la provincia de Zaragoza y un 36% en la de Huesca». Los productos financieros de Bantierra se sitúan en dos ejes: el del circulante y el de la inversión. En el primer apartado, se inscriben los créditos de campaña, los anticipos de factura, los productos bonificados y los anticipos de subvenciones, como la PAC. En el caso de las inversiones, destacan las de maquinaria agrícola, las inversiones agrarias, los productos bonificados y la modernización de las explotaciones.

 

Especialistas de riesgo

Uno de los servicios añadidos que aporta Bantierra se centra en contar con una plantilla de analistas especialistas dentro del área de riesgos. Olivera comenta que «estudiamos con detalle los criterios de riesgo por segmento y situación del negocio agrario o el tipo de explotación». El conocimiento sobre el sector primario permite a la entidad financiera diseñar productos específicos en relación al modelo de cultivo o la coyuntura derivada de los precios de mercado o las condiciones meteorológicas.

Fomentar el espíritu emprendedor de los jóvenes para que se incorporen a la actividad agraria es uno de los objetivos del segmento de negocio de Catalunya Caixa. Los responsables del banco matizan que «las líneas básicas en las que trabajamos son la financiación en condiciones especiales para la incorporación de los jóvenes, la mejora de la competitividad o la diversificación agraria». La financiación se vehicula mediante la colaboración con el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) de la Generalitat de Catalunya como entidad autorizada para conceder ayudas.

«Con el objetivo de actuar como instrumento para favorecer el relevo generacional y la modernización, asignamos una serie de ayudas». Para el fomento de la instalación de jóvenes agricultores, Catalunya Caixa ha establecido una línea de préstamos para personas de entre 18 y 40 años que acceden a la titularidad de una explotación agraria por primera vez. Mientras, en el ámbito de la diversificación económica, existe una línea de financiación para generar puestos de trabajo e incrementar las rentas de los agricultores.

 

Tramitación de ayudas

La entidad financiera ofrece un servicio de tramitación de ayudas y financiación específica para el sector agroalimentario. Los responsables recuerdan que se trata de uno de los servicios más valorados por los clientes. En 2015, Catalunya Caixa domicilió el abono de las ayudas del DARP de la campaña de la Declaración Única (DUN) de 5.342 productores catalanes, lo que representa canalizar las ayudas directas concedidas al 9,37% de los beneficiarios y tramitar 1.608 declaraciones.

Por otro lado, la compañía Agroseguro anunció a finales del pasado mes de enero una mejora en las condiciones de tasación de los seguros para los frutales por los daños ocasionados por el pedrisco. Una de las novedades se encuentra en la tabla de valoración en la calidad por el granizo. Hasta la campaña pasada, la fruta dañada se valoraba en diversos grupos según la incidencia: 0, 10, 50 y 100%. En cambio, a partir de 2016, el porcentaje intermedio que se encuentra entre el 50 y el 100% se cuantifica como un 100%. La opción supone un incremento medio del 8% en el importe de la póliza, a pesar de que también se aplica una rebaja del 9% en el coste del seguro.

Los principales productos de las entidades financieras para el sector primario se caracterizan por estar diseñados a la carta, teniendo en cuenta las necesidades de los productores. Así, las líneas de negocio analizan si las inversiones se realizan a corto o a largo plazo o las especificaciones de estructuras empresariales como las cooperativas. Como complemento de la financiación o del apoyo a las inversiones, una de las tareas y peticiones más demandadas son las solicitudes de tramitación de las ayudas del Pago Único (PAC) o el asesoramiento para ayudas a la modernización o la incorporación de los jóvenes.

Las entidades financieras mantienen su confianza en el sector agrario, ya que es uno de los que mejor ha resistido el periodo de crisis. En este sentido, añaden que sus actuaciones diarias se guían por la prudencia y el pragmatismo, por lo que es poco dado a las aventuras financieras. 

David Rodríguez. Barcelona.

Publicado en Revista de Fruticultura nº 47

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas