Vendimia avanzada, con menor producción y precios bajos en muchas DD. OO.

La vendimia de este año se ha avanzado, en general, un par de semanas en el conjunto del país debido a una brotación temprana, el intenso calor en primavera y verano, y la sequía estival. Asimismo, debido a la meteorología se prevé, según indica Cooperativas Agro–alimentarias, una reducción de la producción en todas las comunidades autónomas, salvo Canarias, pero con mayor incidencia en las del tercio norte peninsular (Galicia, Castilla y León, País Vasco y Navarra, sobre todo), pero de una buena calidad. Por lo que se refiere a los precios, estos serán bajos en origen, tal como han señalado distintas fuentes consultadas, aunque hay algunas excepciones.

Como la vendimia está en plena marcha en la mayoría de zonas ofrecemos algunas de las previsiones y valoraciones realizadas hasta la fecha, aunque estas pueden cambiar todavía.

Así, el sindicato agrario Unió de Pagesos (UP) ha estimado que la producción de la actual campaña de la vendimia en Cataluña disminuirá en un 29% respecto a la del año pasado y ha alertado de precios bajos en origen, similares a los del final de la campaña pasada. En este sentido, ha recordado que los viticultores, en las últimas campañas, han tenido que asumir reducciones del precio de la uva cuando las cosechas han sido suficientes, y considera que ahora las empresas que compran uva y vino deberían asumir una subida del precio equiparable a la falta de producto en el mercado.

UP ha denunciado que los precios enunciados no se corresponden a la evidente falta de producto del mercado, y recuerda que la bajada de producción de este año ha sido generalizada en la mayor parte de países europeos, como Francia e Italia, por las heladas de finales de mayo, y también en las zonas productoras del norte de España.

El sindicato ha dicho que la sequía continuada de los últimos 3 años ha comportado, en la mayoría de zonas, una producción inicial de uva escasa esta campaña. Las temperaturas altas de finales de mayo y agosto han añadido estrés hídrico en muchos viñedos, lo que se traduce en una disminución del tamaño y peso de la uva. «Todos estos factores perfilan una vendimia 2017–2018 en Cataluña con uva de mucha calidad, pero escasa», afirma Unió de Pagesos.

Las zonas más afectadas por la sequía han sido la Terra Alta, comarcas del Camp de Tarragona y Alt y Baix Penedès. Las consecuencias de la sequía han sido bastante generalizadas, excepto en zonas concretas como el Alt Empordà, que podrán tener un aumento de entre un 15% y un 20% respecto a la del año pasado. Aunque la vendimia todavía está en curso, el sindicato estima una reducción media del 25% de la producción en la zona del Penedès y del 30% en la Terra Alta y las comarcas del Camp de Tarragona.

Unió de Pagesos ha indicado que ya estimó que la vendimia de la campaña 2016–2017 sería corta por la sequía. Por su parte, el Departamento de Agricultura ha valorado la producción definitiva de la campaña anterior en 401.509 toneladas, por debajo de la media de las cinco últimas campañas, que se sitúa en 433.278 toneladas. De este modo, la campaña que ahora comienza, 2017–2018, se plantea realmente escasa, con unas 284.375 toneladas de uva, un 29% menor que el anterior.

 

Avance de 20 días en algunas variedades
Cooperativas Agro–alimentarias de Castilla–La Mancha preveía al inicio de la vendimia, a finales de julio/principios de agosto, una estimación de cosecha de vino y mosto de 21,5 millones de hectolitros en esta comunidad, cifra que supone una disminución cercana al 10% respecto a la campaña anterior, destacando la buena calidad del fruto. Según la D.O. La Mancha, el adelanto de algunas variedades ha sido de unos 20 días, siendo, de nuevo, Ciudad Real, la provincia que más temprano ha iniciado las tareas de recogida.

Esta D.O. ha señalado que probablemente se reduzcan en la cosecha de 2017 los rendimientos medios del año pasado con 8.219,65 kg/ha en espaldera y 5.667,96 kg/ha para viñedo en vaso.

Por su parte, Francisco Martínez Arroyo, consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural del Gobierno de Castilla–La Mancha ha manifestado que «probablemente es de las vendimias más cortas de los últimos 5 años y también –como estamos viendo– de las vendimias que van a tener un mejor precio para los agricultores y esto es muy importante».

 

Gran incidencia de la sequía y el granizo
Los primeros días de vendimia en los viñedos valencianos han dado una idea más aproximada de la escasez que habrá en la cosecha de uva. Según las primeras estimaciones de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA–ASAJA), el descenso global de producción alcanzará el 30% respecto a una temporada habitual debido a la incidencia acumulada de la sequía y las tormentas de granizo. Las comarcas más afectadas por la disminución de uva para vinificación son la Vall d’Albaida y La Costera, con mermas de entre el 40 y 50% en comparación con una campaña normal. Por su parte, la plana de Utiel-Requena –principal zona productiva de la provincia– experimentará una disminución media del 30% provocada fundamentalmente por el hundimiento de la variedad mayoritaria Bobal y otras variedades tintas.

Por el contrario, el balance global no resulta tan negativo por el aforo previsto en otras comarcas como La Ribera Alta y la Hoya de Buñol, donde los viticultores esperan una cosecha aceptable e incluso algo superior a campañas anteriores. En lo que sí coinciden todas las zonas valencianas es en el adelanto de la recolección en unos 8–10 días, así como en la escasa presencia de enfermedades y en la calidad óptima de la uva.

AVA–ASAJA atribuye esta merma generalizada a la sequía acumulada en los últimos cinco años y, en menor medida, a los intensos capítulos de pedrisco. «Hemos visto que las cepas llegaban a esta vendimia muy débiles y agotadas por la falta de agua, sin apenas reservas. Las lluvias de estos meses han sido insuficientes, de manera que muchas yemas no han conseguido dar fruto. Todo lo que pudiera llover en estas próximas semanas podría ayudar a mejorar la producción y a recuperar potencial para la siguiente vendimia», resalta el presidente de AVA–ASAJA, Cristóbal Aguado.

 

Previsiones moderadas
El inusual adelanto de las fechas de comienzo de la vendimia 2017, más temprana incluso de lo que viene siendo habitual en los últimos años, ha provocado que se vaya a entrar en el mes tradicional de la vendimia, septiembre, en las Denominaciones de Origen ‘Jerez–Xérès–Sherry’ y ‘Manzanilla–Sanlúcar de Barrameda’ con un buen número de lagares importantes ya cerrados y con casi toda la uva de los pagos del interior ya recogida. Tan solo los viñedos de la costa están en plena actividad y se prevé que en las primeras semanas del mes ya la totalidad de la campaña de recogida y molturación de uva se dé por concluida en estas denominaciones.

En las viñas del interior las variaciones respecto de la vendimia 2016 oscilan entre el 10 y el 20%, aunque también hay zonas puntuales que no verán incrementada la cosecha. Recordemos que la vendimia del pasado año fue inusualmente corta, especialmente en Sanlúcar y Trebujena, por lo que, si se recuperan las cifras de producción de una vendimia normal, en estos términos municipales se registrarán subidas del 30–35%. En resumen, la cosecha total en la Denominación muy probablemente se situará entre 63–68 millones de kilos, lo que supone aproximadamente un 15% más que el año pasado. Hasta ahora las condiciones meteorológicas han determinado que el estado del fruto sea óptimo, con una graduación moderadamente alta, 11,7º Baumé y un inmejorable estado sanitario.

Por su parte, la D.O.Ca. Rioja presenta una sanidad excepcional y buena acidez en las primeras uvas blancas vendimiadas de la cosecha 2017, mientras que en la D.O. Rueda se han recogido más de 3,6 millones de kilos de una de la variedad sauvignon blanc, en la primera semana de vendimia temprana, y ya ha comenzado la recogida de verdejo, variedad autóctona de la zona.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas