Agricultores y empresas agroalimentarias europeas trabajarán para garantizar el acceso a los productos alimentarios

COPA-COGECA, que representa a los agricultores y las cooperativas agrarias en la Unión Europea (UE), y el CELCAA, la asociación que representa a nivel europeo a más de 35.000 empresas dedicadas  el comercio agroalimentario, han señalado en un comunicado conjunto que los actores de la cadena europea de suministro alimentario “trabajarán mano a mano para garantizar que todo el mundo en Europa siga teniendo acceso a productos alimentarios y bebidas, de calidad y a precios asequibles, durante la pandemia del COVID-19.

Asimismo, han indicado que como consecuencia de las medidas de emergencia “importantes y necesarias” adoptadas por la UE, “nuestros miembros están experimentando dificultades crecientes en sus actividades empresariales. De hecho, se observan retrasos y perturbaciones en las fronteras que están afectando el suministro de ciertos productos agrícolas y manufacturados, así como de materiales de embalaje”. También constituye una preocupación, “la circulación de trabajadores, especialmente en vista del cierre de algunas fronteras y las restricciones de los desplazamientos, así como de la posible escasez de mano de obra debido a las restricciones de circulación aplicadas a nivel nacional para aplacar la crisis”.

Por todo lo expuesto, COPA-COGECA y CELCAA consideran clave:

Preservar el mercado único es la mejor opción para asegurar la estabilidad e inocuidad de la cadena de suministro de alimentos, así como el abastecimiento alimentario para toda la ciudadanía en Europa y el resto del mundo.

Instamos a la Comisión Europea a trabajar con los Estados miembros para explorar las vías de apoyo para el sector agroalimentario. En concreto, la instamos a tener presentes a los 11 millones de agricultores, a los 4,7 millones de trabajadores de la industria manufacturera, a las 294.000 empresas de alimentación y bebidas (incluidas las 22.000 cooperativas agrarias) y a las 35.000 empresas de Europa.

Instamos a la Comisión a trabajar con los Estados miembros para seguir de cerca la posible escasez de trabajadores (incluidos los temporeros) y el posible bloqueo de la producción, y consecuentemente, a preparar planes de contingencia. En todos los Estados se debería considerar a la cadena de suministro alimentario un sector fundamental.

Instamos a la Comisión a monitorear el precio de las materias primas y la situación del transporte y a no perder de vista las prácticas comerciales desleales.

Instamos a la Comisión a asegurarse de que todas las medidas están basadas en la ciencia. Además, debería informar acerca del dictamen de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, según el cual actualmente no existe evidencia alguna de que los alimentos sean una posible fuente o vía de transmisión del virus.

Por consiguiente, y a pesar de la pandemia de COVID-19, todo el sector agroalimentario mantiene su compromiso “de suministrar a todos los ciudadanos de la UE alimentos seguros, nutritivos, de alta calidad y a precios asequibles.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas