Destacan la resistencia de algunas variedades de viña y almendro a la 'Xylella'

Los investigadores del proyecto ‘ITS2017–095 Diseño e implementación de estrategias de control frente a la Xylella fastidiosa han presentado las principales conclusiones a las que han llegado en una jornada celebrada en el Centre Bit Raiguer de Inca (Mallorca). Durante el acto de apertura, la consellera de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de les Illes Balears, Mae de la Concha, ha destacado que «el objetivo es transferir todo el conocimiento acumulado durante las investigaciones al sector para que la agricultura prospere en las Islas».

La presentación de los resultados se ha hecho por lotes de investigación. Así, en el lote ‘Estudio de resistencia/tolerancia/susceptibilidad varietal a los cultivos del almendro, la viña y el olivo frente a la Xylella fastidiosa, expuesto por Bàrbara Maria Quetglas, se ha constatado que hay variedades de viña que resisten mejor a la bacteria, habiéndose evaluado dos tipos de cultivos, por un lado, una colección de variedades de viña y, por otro, viñas comerciales. El estudio determina que se ha detectado un mayor porcentaje de afectación en viñas comerciales. El comportamiento es desigual según la variedad, aun así, entre las menos afectadas destacan la tinta ‘Mantonegro’ y la blanca ‘Chardonnay’, siendo la más afectada la blanca ‘Giró Ros’. En cuanto al almendro, ha habido una menor presencia de la bacteria en la variedad ‘Vairo’ y las más afectadas son la ‘Corona’ y la ‘Alzina’. Asimismo, ha indicado que «las condiciones de manejo del cultivo intervienen directamente sobre el grado de afectación de esta especie, y son especialmente destacables la variable hídrica y de fertilización».

El lote ‘Detección y efecto de Xylella fastidiosa sobre la vegetación silvestre de las Islas Baleares’, expuesto por el doctor Juan Rita, del departamento de biología de la Universitat de les Illes Balears (UIB), ha constatado que se han localizado 18 especies silvestres sensibles a la bacteria, 10 de las cuales no se conocía hasta ahora que lo eran. La mayoría son arbusto de las garrigues, como estepa blanca (Cistus albidus), lavanda (Lavandula dentata), laladierno (Rhamnus alaternus), romero (Rosmarinus officinalis), aján (Clematis cirrhosa), aliaga (Calicotome spinosa) o gatosa de Eivissa (Ulex parviflorus). Respecto a las plantas arbóreas, destacan el acebuche (Olea europea var. Sylvestris) y el fresno (Fraxinus angustifolia). De las especies endémicas, se ha detectado una afectación preocupante de la manzanilla de Maó (Santolina magonica) en Menorca. De momento, no se ha detectado la bacteria sobre la encina (Quercus ilex). Finalmente, se ha analizado también la incidencia de la enfermedad dentro de las comunidades forestales. Los investigadores consideran que la Xylella fastidiosa difícilmente entra dentro de la vegetación densa del acebuche y afecta, especialmente, zonas forestales periféricas más que a su interior.

En relación al lote sobre el ‘Conocimiento de los insectos vectores de la Xylella a las Islas y la capacidad de transmisión entre plantes huéspedes’, expuesto por el doctor Jordi Sabaté, del IRTA, se ha concluido que de los 5.000 insectos potencialmente transmisores capturados y analizados en las cuatro islas el 8% corresponde a Neophilaenus campestris y el 92% a Philaenus spumarius. En el lote ‘Puesta a punto de un sistema de detección de la incidencia de Xylella fastidiosa en el cultivo del almendro mediante imágenes aéreas en Mallorca’, expuesto por el doctor Juan Antonio Navas, del IAS–CSIC, se ha mostrado que la correspondencia entre los síntomas visuales y la infección por Xylella llega a una precisión global superior al 90%.

Los otros dos lotes hacían referencia a la ‘Caracterización de las poblaciones de la bacteria fitopatógena en las Islas Baleares’ y a la ‘Detección de la bacteria fitopatógena en diferentes vegetales de las Islas Baleares’, de las doctoras Blanca B. Landa, del IAS–CSIC, y Margalida Gomila de la UIB, respectivamente. A nivel de subespecies, de las muestras recogidas, el 14% estaban afectadas por las subespecies fastidiosa, el 56% por la múltiplex y el 30% por la pauca (solo presente en Eivissa). Destaca también la investigación, todavía en un punto inicial, sobre la incidencia de la bacteria en función de la subespecie.

Este proyecto, con un coste de 1,3 millones de euros y financiado con el Impuesto del Turismo Sostenible, se divide en seis áreas de investigación, que han desarrollado la UIB, el Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC, el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA) y el área de Agricultura de la conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación.

También han participado de la presentación de resultados Eduardo Moralejo y David Borràs, técnicos de la conselleria de Agricultura, con el análisis de los potenciales vectores y las perspectivas futuras desde el punto de vista de la epidemiología.

Según los investigadores del proyecto los próximos años la agricultura de les Illes Balears no sólo se resignará a convivir con la bacteria, sino que «desde un conocimiento más grande de la epidemiología de las enfermedades se podrá intervenir para minimizar su impacto en la agricultura y en menor medida en el medio forestal»

Publicidad

 
 

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

Colaboramos con: