El sector vitivinícola solicita al MAPA medidas excepcionales para reducir el impacto del COVID-19

La Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha enviado una carta al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en la que le solicita que Ponga en marcha un paquete de medidas extraordinarias para paliar el impacto que la crisis del COVID-19 está provocando en el sector vitivinícola. Las actuaciones planteadas deberán ser implementadas con un “presupuesto extraordinario habilitado a tal efecto tanto por parte de la Unión Europea, como del Gobierno de España y con urgencia máxima”, tal como indica esta entidad en la misiva.

A poco más de tres meses y medio de que se inicie la vendimia, la OIVE considera que estas medidas“deben tomarse urgentemente ante la llegada de una nueva cosecha”, que se sumará a la producción que no se está pudiendo comercializar, por lo que agravará más la situación. Con ello se pretende evitar que “miles de viticultores y cientos de bodegas tengan que abandonar su cosecha o echar el cierre a sus negocios.

Dentro del paquete de medidas propuesto al MAPA se contemplan tres líneas que podrían ayudar a evitar un desequilibrio en el mercado vitivinícola: 

- Destilación de crisis de carácter voluntario y a nivel europeo donde el producto deberá destinarse exclusivamente a usos industriales con especial prioridad en la producción de desinfectantes con base de alcohol.

- El almacenamiento privado temporal cuya comercialización pueda ser aplazada sin sobrecargar los mercados.

- La cosecha en verde, con reformas sustanciales en el actual marco legal, donde los rendimientos no tengan que reducirse a cero para las parcelas afectadas. 

Para llevar estas actuaciones a cabo, se solicita que se habilite de manera urgente un presupuesto extraordinario de la Unión Europea con la posibilidad de poder complementarse con fondos nacionales adicionales.

 

Inclusión en los fondos extraordinarios
Además de estas medidas, también se pide en la carta que el sector vitivinícola sea considerado dentro del paquete de fondos extraordinarios que la UE está planificando en la llamada “reconstrucción”. Incluso se hace una especial mención al canal de HORECA y al turismo, dos sectores cruciales para el vino, para que se contemplen en este paquete.

En la misiva, la interprofesional vitivinícola recuerda también que esta crisis sanitaria de escala internacional ha puesto de manifiesto el papel tan importante que tienen las políticas agrarias europeas (PAC) que han garantizado el suministro de alimentos en la Unión Europea, por lo que debe continuar y reforzarse si cabe.

La PAC ya ha iniciado una serie de medidas de carácter técnico y administrativo que dotan de flexibilidad al marco actual. A pesar de ello, la OIVE cree que no son suficientes “para afrontar las consecuencias de una situación para la que nadie estaba preparado, por lo que espera que las medidas propuestas en su carta sean consideradas por el Gobierno de España y las instituciones europeas”. Al respecto ha advertido que “son medidas necesarias para evitar un grave desequilibrio y un colapso general en nuestro sector, ante la inminente nueva cosecha.

Por otro lado, la OIVE ha recordado al MAPA que está pendiente la continuación de la tramitación del Real Decreto de Norma de Comercialización con medidas encaminadas a dar estabilidad y contribuir a la mejora de la calidad de los vinos, particularmente de los que se comercializan sin indicación geográfica. El estado de alarma ha interrumpido los plazos previstos, pero desde OIVE se ha pedido “agilizar dicha norma, que se considera imprescindible, de cara al inicio de la próxima campaña”. 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas