JARC apuesta por la destilación y la vendimia en verde para afrontar la crisis vitivinícola

Para resolver la actual situación de excedentes y equilibrar el mercado, JARC ha solicitado al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), a través de COAG (coordinadora de la que forma parte a nivel estatal),  la destilación del vino base excedentario, a unos precios que se adecúen al valor del vino y también cree necesaria la vendimia en verde, con unas retribuciones que puedan compensar la pérdida de renta por parte de los viticultores y las operaciones de destrucción de uva en el propio campo.

Estas peticiones se realizaron durante la reunión realizada en Madrid con representantes del ministerio. En la misma, Esperanza Orellana, directora general de Mercados Agrícolas y Ganaderos, y Camino Arroyo, subdirectora general de Frutas y Hortalizas y Viticultura, expusieron las medidas extraordinarias propuestas por la Comisión Europea debido al Covid-19 para el sector del vino, uno de los más afectados por el confinamiento: mayor flexibilidad de carácter técnico y administrativo en la aplicación de las medidas del Plan de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (PASVE), destilación de crisis, almacenamiento privado (financiadas con fondos del PASVE), y la extensión de la validez de las autorizaciones de plantación y replantación que expiran este año, además de la ampliación del plazo de arranque en caso de replantación anticipada de viñedos.

JARC ha valorado ‘positivamente’ las medidas presentadas y defiende que son necesarios fondos extraordinarios de la UE, que podrían complementarse con fondos adicionales del Gobierno español, porque “con los fondos del PASVE, las medidas de intervención que propone la Comisión no son factibles”. Por ello esta organización agraria ha reiterado que las medidas más prioritarias serían la destilación y la vendimia en verde (que ya está incluida en el plan de apoyo pero sin presupuesto), “mientras que el almacenamiento de vino se debería aplicar en determinadas situaciones muy particulares para vinos con D.O. y de alto valor añadido, que no es aconsejable destruir, y que no tienen una situación de exceso de stocks.

La responsable de la Sectorial de la Viña de JARC, Isabel Vidal, ha manifestado que “la urgencia de ejecutar estas medidas es mucha. Hay que evitar que muchos viticultores tengan que dejar las uvas en la cepa o que muchas bodegas tengan dificultades. Es necesario que el ministerio publique ya la norma que regulará las medidas adecuadas y que sea clara y suficiente.

En el caso de la D.O. Cava, JARC ve la destilación como una de las opciones prioritarias, aunque también es útil “la vendimia en verde, siempre que se destinen fondos suficientes para compensar la pérdida de renta y las operaciones de destrucción de uva”. La entidad agraria ha estimado en unos 2.500 euros por ha, el importe mínimo de la medida para que sea mínimamente atractiva para los viticultores. 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas