La actual normativa ecológica necesita evolucionar paralelamente a la realidad climática

Eliminar o reducir el uso de cobre, uno de los principales retos del sector vitivinícola

 

El pasado 4 de noviembre Vilafranca acogió una vez más la Conferencia Internacional de Vitivinicultura Ecológica, Sostenible y Cambio Climático EcoSostenibleWine (ESW). Organizada por la VIMAC/FIVIN, la Asociación Vinícola Catalana y el Instituto del Cava, con la colaboración del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat de Catalunya y el INCAVI, la jornada planteó nuevos enfoques más allá de la viticultura ecológica. Entre las ponencias, protagonizadas por destacados profesionales e investigadores, se trataron temas como el impacto que tienen los tratamientos de cobre, el impacto de las emisiones de CO2 en la aplicación de fertilizantes y fitosanitarios en la viña o las nuevas tendencias en protección fitosanitaria, como la molécula Initium para el control del mildiu o el producto de origen natural Serenade Max a base de Bacillus subtilis cepa QST 713 para la botrytis.

La jornada contó con la participación de más de 380 personas, quedando patente el interés y la preocupación por el escenario de calentamiento global por parte del sector productor vitivinícola.

Mònica López, directora de los servicios meteorológicos de TVE, comunicó las conclusiones de este quinto EcoSostenibleWine, destacando que uno de los principales retos de la normativa de producción agraria ecológica es eliminar o reducir los usos del cobre. Remarcó que combinando las mejores prácticas entre agricultura convencional y ecológica es como se pueden obtener los mejores resultados en términos de impacto ambiental y emisiones CO2.

Las conclusiones recogieron el hecho que para luchar contra el cambio climático las bodegas tendrían que aplicar estudios de ciclo de vida para reducir su impacto, así como que las inversiones relacionadas al reducir la huella de carbono en las bodegas tienen que ser viables económicamente. Por lo tanto, es importante crear un nuevo marco legal para añadir aspectos tan importantes como las emisiones del CO2 y las limitaciones del uso del cobre.

El acto concluyó con la intervención de la consellera de Agricultura, Meritxell Serret, que constató que «el sector vitivinícola está comprometido y es pionero en la construcción de un sector sostenible, y trabaja para tener unas producciones plenamente arraigadas en el territorio y asegurar relevo generacional». Es un sector dinámico y estratégico pues está presente en la práctica totalidad del territorio catalán.

Ecososteniblewine dejó constancia que el sector vitivinícola puede asumir el reto de liderar este nuevo escenario legislativo.

Encontraréis más información en el próximo número de Enoviticultura.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

Colaboramos con: