La facturación de las bodegas ha disminuido un 35% el primer cuatrimestre de 2020

La FEV ha presentado su Memoria de Actividades y valorado la situación actual del sector, abordando las principales medidas y reivindicaciones del sector bodeguero ante la crisis del Covid-19.

La Federación Española del Vino (FEV) ha presentado en una rueda de prensa virtual su Memoria de Actividades 2019, que recoge las acciones desarrolladas a lo largo de todo el año pasado. Además, en este documento se plasma el Plan Estratégico 2019-2024, que detalla los principales ejes y objetivos que guiarán el trabajo de la entidad en los próximos años.

El presidente de la FEVMiguel A. Torres, ha expuesto los principales desafíos abordados por la federación, como la colaboración entre instituciones para lograr el Plan de Adaptación del Viñedo al Cambio Climático o el impulso a la I+D+i y a la sostenibilidad integral del sector. 

El presidente de la FEV ha aprovechado para repasar la situación del sector vitivinícola español, marcada por la crisis del COVID-19, y especialmente por el cierre del sector Horeca. “En el primer cuatrimestre, la facturación de las bodegas ha disminuido un 35%. Cuánto caigan en todo el año, dependerá de la evolución de la situación”, ha indicado Torres al explicar que, aunque se pueda hablar de cierto crecimiento de las ventas del canal alimentación y el on-line, este no compensa la caída provocada por el cierre total del canal Horeca.

Miguel Torres ha alertado también sobre las negativas perspectivas del turismo que recibirá España y las consecuencias para el sector vitivinícola, por lo que ha insistido en la necesidad de que la restauración española gane fuerza en otros países, lo que también revertiría en una mayor presencia de los vinos españoles en el exterior.

 

Comportamiento irregular de la exportación
Desde la FEV han asegurado que la exportación se está comportando “de una manera muy irregular”, aunque confían en que, al igual que ha pasado con China, la reapertura de la hostelería en los principales mercados exteriores permita reactivar las exportaciones. Al mismo tiempo, han resaltado que esta situación se suma a otros obstáculos como “son los aranceles extraordinarios establecidos por Estados Unidos desde octubre de 2019 y la incertidumbre provocada por el Brexit.

Los representantes de la FEV han señalado que se encuentran trabajando junto con el resto del sector y el Ministerio de Agricultura en propuestas y medidas que permitan a viticultores y bodegas sobreponerse a esta crisis del coronavirus. La federación reclama que la Comisión Europea apoye al sector vitivinícola europeo con un presupuesto extraordinario que permita implementar medidas extraordinarias, más allá de la dotación anual del Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (PASVE). Además, la entidad destaca la necesidad de flexibilizar el PASVE para apoyar al sector y reactivarlo una vez termine el estado de alarma y sus consecuencias inmediatas. “Es fundamental que las autoridades autonómicas sean conscientes de que los fondos sobrantes de la actual anualidad del PASVE, son del sector”, ha subrayado el director general, José Luis Benítez, que ha confiado en que se coordinen rápidamente con el Ministerio. Por su parte, Torres ha concluido con el mensaje de que “la crisis del coronavirus va a pasar, pero el cambio climático irá a peor si no actuamos”, recordando que la viña es una de las plantas más sensibles a los cambios en el clima y que el sector no debe descuidar un reto tan importante como el medioambiental.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas