No conviene intervenir sobre la vid después del granizo

· No intervenir después del granizo

No conviene intervenir sobre la vid después del granizo: nos lo enseña el nuevo conocimiento sobre la brotación forzada de yemas latentes

 

Por Fernando MARTÍNEZ DE TODA. 
Universidad de La Rioja. ICVV.

 

1. Experiencias sobre brotación forzada de yemas latentes

Con el objetivo de retrasar la maduración de la uva más de mes y medio, hemos desarrollado una nueva técnica basada en forzar un nuevo crecimiento de la vid a partir de las yemas latentes recién formadas. Es una técnica interesante para luchar contra el calentamiento del clima en zonas vitivinícolas especialmente cálidas. Consiste en cortar los pámpanos en crecimiento, hacia el mes de junio, dejando varios nudos con el objetivo de forzar el desarrollo de nuevas yemas, Para ello, además de cortar los pámpanos a la altura deseada, se eliminan las hojas, los posibles nietos y las posibles inflorescencias o racimos de los nudos dejados (Figura 1). En las condiciones normales de cultivo, las yemas latentes se forman durante esta época pero no se desarrollan hasta el año siguiente (por eso se denominan latentes) debido a que son inhibidas por el ápice del pámpano, los nietos y las hojas. Sin embargo, si eliminamos estos órganos responsables de la inhibición, las nuevas yemas pueden desarrollarse en esta época ya que no han entrado aún en el período de dormición, que se alcanzará hacia el mes de julio (Figura 2)

Si conseguimos que estas nuevas yemas broten en el mes de junio, la maduración de la uva se retrasará alrededor de mes y medio y se producirá a temperaturas más adecuadas, consiguiendo mayores niveles de acidez, antocianos y compuestos fenólicos totales y menores niveles de pH, en comparación con las vides no forzadas. Aparentemente es una técnica prometedora, pero su aplicación tiene que cumplir dos requisitos: 1) las yemas “latentes” recién formadas deben tener suficiente fertilidad; 2) las yemas deben estar en  el período de predormición. Por lo tanto, el momento del tratamiento de forzado es un factor muy importante a considerar. La formación de las yemas latentes suele coincidir con el período de rápido crecimiento del pámpano y se puede argumentar que las vides forzadas pueden producir uva desde estadios fenológicos muy tempranos (por ejemplo, desde el estadio de inflorescencias visibles) y que, en general, cuando el tratamiento de forzado se lleve a cabo más tarde, se puede obtener más producción de uva. Sin embargo, el tratamiento de forzado habrá que hacerlo antes de que las yemas entren en dormición, lo que ocurrirá cerca de la detención del crecimiento de los pámpanos y del comienzo de su agostamiento. 

Las primeras experiencias desarrolladas en España sobre este tema (que comenzamos en el año 2015 y que se pueden consultar en las publicaciones referidas al final de este artículo), han dado lugar a un nuevo conocimiento que se puede aplicar a la actuación más adecuada sobre la cepa dañada por granizo ya que el efecto principal de una fuerte granizada en los meses de mayo y junio es muy parecido al del recorte de los pámpanos y a la eliminación de una parte o de todos los nietos, hojas e inflorescencias: el pámpano afectado gravemente por el granizo queda truncado a una altura variable, por ejemplo, entre tres y ocho nudos (lo mismo que hacemos en las experiencias de brotación forzada de yemas latentes).

 

2. Enseñanzas sobre la intervención después del granizo

Los aspectos más destacables de la aplicación del conocimiento de la brotación forzada sobre la respuesta de la cepa ante una fuerte granizada son los siguientes:

1. No hacer ningún tipo de intervención, para provocar la brotación de los nudos más altos, o bien a partir de nietos, si no han sido dañados, o bien a partir de yemas latentes, que todavía no están dormidas y que tienen una cierta fertilidad, aunque su uva madurará como mes y medio más tarde que una vendimia normal. Si han quedado pámpanos excesivamente largos, algo que no es frecuente, se pueden despuntar dejando seis u ocho nudos como longitud total para mantener la vegetación más erguida.

2. Conviene dejar que la planta reaccione de forma natural ante el choque que ha sufrido; la naturaleza es sabia y la vid, como ser vivo, también. Rebrotará a través de las yemas que más le interesen, que mejor posición topográfica tengan. Ya ha sufrido bastante como para infringirle más daños mediante posteriores intervenciones. Si se facilita la brotación de las yemas más altas, se disminuirá la emisión de esperguras.

3. La poda del año siguiente y la fertilidad de las yemas latentes basales del pámpano afectado están garantizadas, en general, por lo que no hay que buscar, artificialmente, nuevas brotaciones para la poda del próximo año.

 

3. Inconvenientes de la intervención posterior al granizo

1. Alto coste de la intervención, que ha de ser manual.

2. Menor producción de uva, porque se dejan menos yemas.

3. Mayor emisión de esperguras, también porque se dejan menos yemas.

4. Provocación de un nuevo estrés a la planta, que ya se estaba reorganizando a nivel fisiológico y hormonal, para responder, de forma libre y natural, a los daños del granizo y le volvemos a producir una nueva y drástica reducción de sus puntos de crecimiento y de su distribución.

 

4. Publicaciones sobre el forzado de yemas

A continuación, se presentan las publicaciones de los primeros trabajos realizados en España sobre el estudio de esta nueva técnica de forzado en las condiciones de cultivo de Rioja:

MARTÍNEZ DE TODA, F., GARCÍA, J., BALDA, P. (2019). Preliminary results on forcing vine regrowth to delay ripening to a cooler period. Vitis, 58, 17-22.

MARTÍNEZ DE TODA, F. (2019). Nueva técnica de manejo del viñedo para retrasar dos meses la maduración: brotación forzada de nuevas yemas. Semana vitivinícola, ISSN 0037-184X, Nº 3.548, 1254-1258.

MARTÍNEZ DE TODA, F. (2020). Forcing vine regrowth: a new technique to delay grape ripening until a cooler period. IVES. Technical reviews Vine and Wine. https://doi.org/10.20870/IVES-TR.2020.3790

MARTÍNEZ DE TODA, F. (2021). Grapevine double cropping: a reality, not a myth. IVES Technical Reviews Vine and Wine. https://doi.org/10.20870/IVES-TR.2021.4572.

MARTÍNEZ DE TODA, F., GARCÍA, J., BALDA, P. (2021). Forcing vine regrowth to delay ripening by two months. Wine and Viticulture journal, 2, 53-56.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

Colaboramos con: