Piden que los seguros agrarios cubran el mildiu en Cataluña

El Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) de la Generalitat de Catalunya ha anunciado en el transcurso de la Mesa Sectorial de la Viña y el Vino que había trasladado a las aseguradoras la demanda de JARC de que los seguros agrarios cubran los daños por mildiu, ya que entiende que se podría clasificar este hongo que está asolando este año las viñas catalanas, dentro del concepto de riesgo climatológico. JARC había comunicado con anterioridad al DARP que excluir esta enfermedad del seguro «supone un agravio comparativo respecto otras regiones del sur de España».

La organización agraria ha recordado que los daños ocasionados por el mildiu «no son asegurables en el Norte de la Península, pero en cambio, Agroseguro y Enesa sí ofrecen una cobertura total por esta causa a otras Comunidades Autónomas como Andalucía, Castilla–La Mancha, Extremadura, Islas Baleares, Madrid, Murcia y Valencia». Desde JARC, entienden que «el cambio climático está afectando el clima mediterráneo por lo que deben modificarse las líneas y coberturas del seguro de la vid en estas nuevas circunstancias».

JARC había solicitado al DARP y al INCAVI que hicieran un informe y valoración de la afectación del mildiual cultivo de la vid y las pérdidas de producción de uva que conlleva, teniendo en cuenta las circunstancias de esta campaña, sobre todo la ecológica. El informe elaborado (del periodo del 30 de abril al 6 de mayo de 2020) revela, según se expuso en la Mesa Sectorial de la Viña y el Vino, que se ha producido una gran afectación del hongo este año, especialmente en la zona del Penedès, y con más intensidad en la producción ecológica; JARC estima que esto se traducirá en una pérdida del 50% de la producción de uva ecológica.

El exceso de humedad provocado por las lluvias, combinado con altas temperaturas, ha sido el caldo de cultivo perfecto para la proliferación del mildiu en los viñedos del Alt y Baix Penedès, Priorat y Empordà. En la Conca del Barberà, Terra Alta y en la zona del Valle del Corb, también se han detectado las primeras apariciones de este hongo en las hojas de algunos cultivos. La peculiar climatología de esta primavera ha sido la causa de que a pesar de que los viticultores han efectuado las prácticas de control y tratamientos preventivos, haya crecido su afectación. Los daños han asolado, en algunos casos, hasta un 100% de las parcelas. La situación ha sido especialmente crítica para los viticultores ecológicos, que representan el 34% de la producción en Cataluña, dado que se ven limitados a la hora de tratar la enfermedad. 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas