Satisfacción en el sector vitivinícola por el acuerdo que pone fin a los aranceles adicionales

La Federación Española del Vino (FEV) y la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV) han aplaudido, en sendos comunicados, el acuerdo alcanzado entre los representantes de la Unión Europea (UE) y de los Estados Unidos para suspender durante al menos 5 años los aranceles adicionales extraordinarios al vino y otros productos que estaban vigentes por parte de la administración Trump desde el 2019, mientras se sigue negociando una solución definitiva al conflicto comercial por el caso de las ayudas a Boeing y Airbus.

Para el director general de la FEV, José Luis Benítez, se trata de «una excelente noticia» que acaba con una situación «tremendamente injusta» y que devuelve el optimismo a las bodegas españolas en uno de sus principales mercados de exportación. Al respecto ha destacado que «aunque todavía queda por aclarar algunos detalles del acuerdo, lo más relevante es el cambio de actitud y el espíritu de negociación que ha primado en los últimos meses y que debería conducir a una solución en la que no haya vuelta atrás».

Benítez ha agradecido las gestiones y receptividad del Gobierno español, cuyos representantes de Agricultura y Comercio se han reunido en diversas ocasiones con el sector para analizar las consecuencias del problema y buscar posibles soluciones, así como de los eurodiputados españoles, sobre todo los que forman parte del Intergrupo Vinos del Parlamento Europeo.

Por su parte, la CECRV ha indicado que el acuerdo alcanzado «supone la vuelta a una relación comercial constructiva y de mayor confianza entre ambas partes del mundo, parámetros necesarios para que las empresas de ambos lados del Atlántico puedan exportar en igualdad de condiciones y puedan seguir promocionando y comercializando productos muy apreciados al otro lado. Es el caso de vino con D.O. de nuestro país».

Cabe señalar que el anuncio ha llegado después de que 85 parlamentarios, entre eurodiputados y congresistas estadounidenses, firmasen una declaración conjunta para pedir la eliminación de todos los aranceles al vino comercializado entre los dos mercados. La declaración reconocía además el impacto dañino de estos aranceles y solicitaba a los gobiernos de EE. UU. y la UE que trabajen hacia un entorno comercial libre de tarifas arancelarias para el vino. Solo en 2020, los aranceles han provocado una caída del 9% en valor y del 4,5% en volumen de vino español exportado a EE. UU., además de una disminución de cerca del 5% en el precio medio del vino que se exporta. 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas

 

Colaboramos con: