Sequía

Después de una campaña 2023 marcada por las heladas tardías y la sequía, España volverá a recuperar este año su potencial productivo en albaricoque con 134.352 toneladas –t– (un 46% más respecto a 2023 y un 29% superior a la media 2018/22), aunque con previsiones desiguales en función de las zonas. Estos datos han sido facilitados en el Europêch, celebrado en el marco de medFEL en Perpiñán (Francia) y moderado por Éric Hostalnou, jefe del departamento de Frutas y Hortalizas de la Cámara de Agricultura de los Pirineos–Orientales, donde se han dado a conocer las previsiones europeas de cosecha de albaricoque.

Así, Murcia incrementa su potencial productivo claramente, el resto mantienen cifras. En cuanto a Cataluña, presenta un ligero incremento del 7% respecto a 2023 tras el estrés hídrico sufrido por los árboles por la sequía de la pasada campaña.

Javier Basols, representante de la Federación de cooperativas agroalimentarias españolas, ha manifestado que «la ausencia de heladas y las altas temperaturas han adelantado la floración unos 10 días, aunque, por otro lado, esas temperaturas elevadas han afectado algunas variedades con problemas de cuajado relacionados con la falta de frío».

En el conjunto de Europa se prevé una estabilidad respecto a la cosecha del año pasado, con una producción de 523.986 t frente a las 523.103 t de 2023, y un ligero incremento del 2% si se tiene en cuenta la variación respecto a la media 2018/22. No obstante, esta aparente estabilidad oculta disparidades entre los principales países productores. Por no hablar de las heladas y la sequía actuales, que siguen dejando muchas dudas.

Destacan los descensos productivos francés e italiano, el primero debido a la climatología adversa, con elevadas temperaturas en invierno, y al fenómeno de la alternancia de los árboles después de un 2023 muy productivo. Francia recolectará 87.852 t, un 29% menos que el año pasado y un 13% por debajo de la media 2018/22.

Italia, el principal productor, cosechará 214.282 t de albaricoque (una cantidad similar a la de la pasada campaña, pero un 7% menos respecto a la media 2018/22). Este descenso se debe a la disminución progresiva de superficie de plantación de los últimos años. Además, el sur del país, donde se encuentra la mayor parte de las plantaciones, sufrió en invierno elevadas temperaturas, que impidieron a los árboles satisfacer sus necesidades de frío.

Por último, Grecia, con una previsión de cosecha de 87.500 t (un 6% inferior a la pasada campaña y un 13% por encima de la media 2018/22) recupera su potencial con un ligero descenso en sus variedades más precoces a causa de un invierno con elevadas temperaturas.

Leer más

El aprovechamiento del agua, nuevos cultivos de verano en situación de sequía, la digitalización del sector y las nuevas tecnologías en el contexto de crisis hídrica, la modernización del Canal de Urgel o el emprendimiento de los jóvenes, constituyen los principales temas que protagonizarán el programa de jornadas técnicas que se llevarán a cabo en el marco de la 151ª Fira de Sant Josep de Mollerussa (Lleida), que se celebrarán del 16 al 19 de marzo.

El programa, con un total de 17 actividades profesionales –dos más que el año pasado–, ha sido presentado en rueda de prensa por el alcalde y presidente de Fira de Mollerussa, Marc Solsona, y el técnico de la entidad ferial y coordinador de jornadas, Ramon Xinxó.

El alcalde definió este capítulo formativo como «referente» y «consolidado»; un apartado que se implementó como complemento en el certamen agroalimentario en 1980 y que este año llega a su 44ª convocatoria recogiendo «la actualidad del sector en toda su dimensión».

Durante su intervención, Solsona se refirió también al uso de diferentes espacios para acoger las jornadas técnicas, al tiempo que señaló como objetivo superar la cifra de los 2.000 profesionales que participaron el año pasado en las mismas.

Por otra parte, anunció un acto de presentación del calendario ferial 2024 de Fira de Mollerussa y de la 151ª Fira de Sant Josep el 6 de marzo a las 17h en el Palau Robert de Barcelona en una acción promocional para «dar visibilidad» al ente ferial y al certamen, con un formato de apertura «dirigido a expositores, instituciones y público general».
https://fira.com/

Leer más

Freshuelva, Asociación de Citricultores de la Provincia de Huelva, Cooperativas Agro–Alimentarias Huelva, Asaja–Huelva, UPA y la Asociación de Comunidades de Regantes de Huelva (COREHU) han mostrado su preocupación por la falta de precipitaciones y la no realización de las infraestructuras necesarias que se vienen reivindicando desde hace décadas, cuya consecuencia es la entrada en vigor del recorte del 50% de agua para el riego a partir del 1 de enero, acordado por la Comisión de Sequía del Tinto–Odiel–Piedras.

Las organizaciones agrarias han advertido de que la situación «no sería tan extrema», de haberse cumplido lo comprometido en los diferentes planes hidrológicos y «acometerse las obras declaradas de interés general del Estado». Y han añadido que «la entrada en vigor de este recorte supondrá la ruina no solo para la agricultura, que no podrá mantener sus cultivos durante las campañas incipientes, sino que afectará también gravemente a la provincia de Huelva en general». En este sentido, han acordado retomar a finales de enero las movilizaciones aplazadas el pasado mes de noviembre ante la persistencia de la gravísima situación de los agricultores de la provincia.

Estas organizaciones han señalado que, si bien se ha comprobado que la Junta de Andalucía tras el aplazamiento de las movilizaciones previstas para el pasado noviembre, ha empezado a ejecutar las infraestructuras demandadas por el sector, «la lentitud en la ejecución no las convierte en soluciones a corto plazo». Por otra parte, las obras que son responsabilidad del Gobierno central «carecen de respuesta ni soluciones a corto o largo plazo».

Por ello las asociaciones y organizaciones agrarias exigen al Gobierno un esfuerzo para complementar las acciones realizadas por la Junta de Andalucía. Además, pedirán una reunión de urgencia tanto con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, como con la consejera de Agricultura, Ganadería, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, «para hacerles partícipes de que el campo está en una situación tan límite que urge de medidas que tengan un resultado inmediato para poder afrontar las campañas agrícolas de la provincia».

Leer más

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado el listado definitivo de los 64.660 titulares de explotaciones agrícolas productores de frutales y frutos de cáscara, que recibirán un total de 70.321.240 euros de la ayuda extraordinaria para compensar la situación causada por la sequía y a las consecuencias del conflicto bélico en Ucrania. Los importes serán ingresados en las cuentas corrientes de los agricultores antes de que acabe el año.

Esta ayuda cuenta con un presupuesto de 81.082.911 millones de euros con cargo a la reserva de crisis agrícola de la Unión Europea, conforme a la asignación establecida para España.

La misma se concede de oficio a las superficies de frutales (de pepita, de hueso, tropicales y/o cítricos), y/o de frutos de cáscara que hayan percibido ayudas directas en la campaña de la Política Agraria Común (PAC) 2023 y que se encuentren ubicadas en las zonas de afectación de la sequía establecidas en el Anexo II de la Orden APA/871/2023, de 20 de julio.

Dichas zonas de afectación se han establecido a nivel de provincia y son:

A. Zona de afectación alta: Álava, Almería, Barcelona, Enclave de Treviño en Burgos, Girona, Granada, Huesca, La Rioja, Lleida, Málaga, Navarra, Tarragona, Teruel y Zaragoza

B. Zona de afectación media: Albacete, Alicante, Badajoz, Cádiz, Cáceres, Ciudad Real, Castellón, Córdoba, Cuenca, Guadalajara, Huelva, Jaén, Murcia, Sevilla, Toledo y Valencia.

Los importes unitarios establecidos por el Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA), en base al listado provisional de beneficios y superficies publicado, son los siguientes:

– Para las explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de frutales y frutos de cáscara declarada en la campaña 2023 en las provincias de la zona de afectación alta, 270,902544 euros por hectáreas (€/ha)  para frutales y 90,629215 €/ha para frutos de cáscara.

– Para las explotaciones que cuenten con la mayor parte de su superficie de frutales y frutos de cáscara declarada en la campaña 2023 que se encuentran dentro de la zona de afectación media, 135,451272 €/ha para frutales y 45,3146075 €/ha para frutos de cáscara.

Se conceden ayudas cuando el importe a percibir resulte igual o superior a los 200 euros, y hasta un máximo de 70 ha por beneficiario, en las que se prioriza la superficie de frutales.

En el caso de los titulares que han presentado alegaciones que tienen que ser estudiadas, estas han sido remitidas a las comunidades autónomas para su análisis. Posteriormente, se procederá a la resolución de estas y, si procede, al pago de la ayuda correspondiente.

Asimismo, el FEGA tiene previsto publicar una nueva resolución provisional complementaria con aquellos titulares que, teniendo derecho a la ayuda por cumplir los requisitos establecidos, no se incluyeron en el listado provisional publicado en el pasado noviembre al no haberse finalizado los controles de las ayudas directas de la PAC y que han sido remitidos con posterioridad por las comunidades autónomas.

Leer más

Para descargar la Revista de Fruticultura, pulsa el enlace.

Suscríbete a nuestra newsletter, recibirás un aviso cuando estén disponibles los siguientes números.

Leer más

Los ministerios para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) y Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), han elaborado el Informe sobre la Gestión de la Sequía en 2023. En el mismo, se indica que el año hidrológico 2022/23 está teniendo un carácter globalmente seco en el conjunto del país: el 14,6% del territorio está en emergencia por escasez de agua y el 27,4%, en alerta, «debido a que la precipitación media global se sitúa un 17,1% por debajo del valor normal de referencia de los mismos meses del periodo de referencia 1991–2020».

Como consecuencia de esto, «la reserva en los embalses ha disminuido considerablemente en los últimos diez años». Los datos, a 12 de septiembre de 2023, «muestran que los umbrales están especialmente bajos: la reserva hídrica española se encuentra al 37% con 20.734 hm3 acumulados, siendo las cuentas del Guadalquivir (19,1%) y las internas de Cataluña (23,3%) las que atraviesan una situación más grave». Ambos ministerios han coincidido en señalar que la DANA que ha atravesado nuestro país en septiembre «ha supuesto un alivio en algunas zonas, ya que ha mejorado la humedad del suelo y ha servido para recuperar cierto volumen de almacenamiento, sin embargo, no ha solucionado los problemas existentes».

 

Inversiones

La emergencia climática causa sequías cada vez más frecuentes e intensas y España está en una situación de mayor vulnerabilidad en comparación con otros estados miembros de la UE.

Esto requiere una «respuesta robusta y eficaz» por parte de las autoridades en la que «la inversión pública se revela como pieza clave».

Consciente de esta necesidad, en el marco de los Planes Hidrológicos 2022–2027 el Ejecutivo prevé una inversión de 11.839 millones de euros para impulsar la desalación y la reutilización, así como la eficiencia en el uso del recurso, a través de la mejora de las conducciones e infraestructuras de regulación. A esta dotación hay que sumar, además, 3.060 millones del PERTE de digitalización del agua, que impulsa el uso de nuevas tecnologías y ‘big data’ y supondrá un avance cualitativo en la gestión del agua y las sequías.

Por lo que se refiere a los efectos de la sequía en la agricultura y la ganadería, los cultivos extensivos y los pastos han sido los sectores más perjudicados. De todas formas, la sequía ha afectado, igualmente, de manera directa a los árboles y producción de frutales, tanto por la falta de lluvias como por las restricciones de agua para riego. De esta forma, en fruta dulce se han obtenido productos de menor calibre, que perciben menores cotizaciones en el mercado e inciden negativamente en la rentabilidad de las explotaciones.

En cuanto al olivar, se espera una campaña algo mejor que la anterior. La evolución de la situación climática será determinante para la nueva temporada del aceite.

Las perspectivas de producción de una de vinificación han mejorado algo tras las recientes lluvias. La escasez de precipitaciones desde los primeros meses del año con temperaturas más elevadas de lo habitual, además de los episodios de granizo, tormentas y heladas primaverales, o ataques de mildiu en algunas regiones, hacían prever una cosecha inferior a la del año pasado. El sector maneja un nivel de producción en el entorno de 36 millones de hectólitros de vino, frente a los 41 millones de la campaña pasada.

 

Año de mayor siniestralidad

Con la proliferación de fenómenos climatológicos adversos, 2023 va a ser el año de mayor siniestralidad en la historia del seguro agrario. Se estima que las indemnizaciones sobrepasarán este año los 1.000 millones de euros. De esta cantidad, 460 millones se destinarán a cultivos siniestrados por la sequía, de los que en el mes de agosto se habían abonado ya más del 90%.

Por su parte, en línea con su compromiso con el sector, el Gobierno ha arbitrado un paquete de medidas para ayudar a agricultores y ganaderos a afrontar las consecuencias de la sequía y las derivadas de la guerra en Ucrania. El Real Decreto–ley 4/2023 incluía ayudas directas por un importe de 636,7 millones. A este montante se suman los 81 millones asignados por la Comisión Europea del fondo de reserva de crisis. El MAPA ha activado los mecanismos para el pago de estas ayudas, que podrán efectuarse en octubre.

Este real decreto incluía también la ampliación en 40,8 millones de las subvenciones a la contratación de seguros agrarios, que se sitúa ya en 358 millones.

Además, se amplió en 20 millones la dotación de la línea ICO–MAPA–SAECA para facilitar el acceso a la financiación en condiciones favorables al sector agrario. Por último, el decreto de sequía contemplaba también medidas fiscales, como la exención del IBI a las explotaciones agrarias que sufran una pérdida del rendimiento bruto de al menos el 20%.

Leer más

El Diario Oficial de la Unión Europea (DOUE) ha publicado a mediados de agosto dos reglamentos de ejecución por los que se establecen medidas en los sectores de las frutas y hortalizas y la vitivinicultura para tratar de solventar problemas específicos causados por los fenómenos climáticos adversos durante la primavera de 2023. Estas flexibilidades fueron solicitadas por España a la Comisión Europea (CE) el pasado abril, «tras constatarse la imposibilidad para viticultores y organizaciones de productores de frutas y hortalizas (OPFH) de cumplir con algunos de los requisitos exigidos debido a la situación de sequía».

En el caso de las OPFH, los reglamentos permiten que «éstas puedan recurrir a producciones de terceros para atender sus compromisos de suministro en un volumen superior al de su producción propia». Esta posibilidad «evitará que las organizaciones puedan perder clientes por la caída de la producción de sus socios a causa de la sequía u otras adversidades climáticas».

Los reglamentos «eliminan también las restricciones en el uso de los fondos para las medidas de prevención y gestión de crisis, e incrementan hasta el 60% el nivel de financiación comunitario, que de manera ordinaria es del 50%».

Por lo que se refiere al sector vitivinícola, para la medida de reestructuración y reconversión de viñedo, «la CE atiende la solicitud española de flexibilización de los requisitos para la transición entre el Programa de Apoyo al Sector del Vino (PASVE) y la Intervención Sectorial Vitivinícola del plan estratégico de la Política Agraria Común (PAC) que ha entrado en vigor este año». Así, evitará que los viticultores que no hayan podido acometer esta primavera las acciones de replantación «no pierdan su derecho de poder hacerlo», ya que se habilita un plazo para poder realizarlas hasta el próximo año.

Además, se prorroga por 12 meses adicionales «la vigencia de las autorizaciones de plantación de viñedo que hayan caducado o caduquen en 2023 para que puedan ser utilizadas en la campaña siguiente». Los titulares que no quieran beneficiarse de esta prórroga podrán renunciar a las autorizaciones sin ser sancionados.
www.mapa.gob.es

Leer más

 

 

 

 

 

Un equipo del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), centro mixto de la Universitat Politècnica de València (UPV) y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y del Instituto de Química Física Rocasolano (IQFR), también del CSIC, ha desarrollado un fármaco para activar la resistencia de las plantas de cosecha a la sequía. Los investigadores han señalado que se trata de un mecanismo para activar a voluntad la señalización de una hormona vegetal llamada ácido abscísico (conocida como ABA), con importantes funciones dentro de la fisiología de las plantas y que participa en los procesos del desarrollo y crecimiento, así como en la respuesta adaptativa al estrés. En este trabajo se aplican técnicas de la biomedicina a la biotecnología agrícola, lo que ha dado lugar a una patente.

En el proyecto, los equipos liderados por Pedro Luis Rodríguez, en el IBMCP de Valencia, y Armando Albert en el IQRF de Madrid, han desarrollado un método genético–químico para activar esta ruta de modo inducible sin penalizar el crecimiento de las plantas.

Basándose en la estructura atómica de las proteínas implicadas y utilizando técnicas de ingeniería genética, los investigadores del CSIC han creado un receptor modificado de ABA que se activa mediante una molécula mimética, denominada iSB09. Según los resultados de su estudio, publicados en la prestigiosa revista Science Advances, plantas portadoras de este receptor modificado y tratadas con iSB09 presentan gran tolerancia a la sequía. «Esta combinación activa eficientemente la ruta del ABA y genera protección al poner en marcha los mecanismos adaptativos de la planta», ha asegurado Rodríguez, mientras que Albert ha comentado que «es la primera vez que se modifica un receptor del ABA en plantas de cosecha para adaptarlo a una molécula mimética de la fitohormona».

 

Reducción de la dosis utilizada

En el estudio se recoge que esta combinación permite reducir la dosis de productos agroquímicos utilizados en plantas de cultivo, porque la combinación con el receptor modificado potencia el efecto de la molécula. «Nuestro objetivo es mejorar la resistencia de las plantas a la sequía e incluso, en casos extremos, permitir su supervivencia hasta que se restaure el riego», ha revelado Rodríguez. Y ha subrayado que «el objetivo es desarrollar fármacos contra la sequía aplicando el conocimiento molecular desarrollado en el mundo vegetal».

Para realizar este trabajo, los investigadores del CSIC han utilizado estrategias aplicadas previamente en el campo de la Biomedicina (conocidas como ‘descubrimientos de fármacos’ o drug discovery), pero en este caso trasladadas a la biotecnología agrícola. El método ha sido protegido mediante una patente de titularidad CSIC–UPV, al ser el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas un centro mixto.

Los investigadores han coincidido en señalar que «la molécula iSB09 deberá pasar estudios de seguridad alimentaria como cualquier agroquímico, algo de lo que se encargará la empresa que explote esta molécula. La introducción del receptor modificado, como toda modificación genética, está pendiente de cambios en la legislación europea, por ejemplo, la aceptación de la técnica CRISPR en biotecnología agrícola. Pero las empresas pueden utilizar este abordaje en otros países donde esté permitido».

Leer más

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG– de Andalucía, denuncia que el olivar se ha quedado fuera de todas las ayudas de sequía, a pesar de que está atravesando una campaña de la que se espera menos del 40% de la media de producción.

Este sector, por segundo año consecutivo, no obtiene la rentabilidad adecuada acorde a la subida de costes. En el caso del secano, la producción se encuentra prácticamente a 0. En el regadío, con 400 m3/ha, los bajos rendimientos no compensan la renta.

Por un lado, el Ministerio de Agricultura ha obviado totalmente al olivar. Además de los recortes que están sufriendo los olivareros en las ayudas de la PAC y las dificultades que están teniendo para seguir adelante con una escasa cosecha, «nos encontramos con que se publican varios decretos de sequía y, en ninguno de ellos, se ha tenido en cuenta al olivar, cuando es un cultivo con dos cosechas consecutivas con pérdidas de entre 60 y el 70% de producción respecto una cosecha media», ha señalado la organización agraria.

Asimismo, las medidas que ha aprobado la Junta de Andalucía, también dejan fuera el olivar de una línea de ayudas específica. «Por lo que el sector se enfrenta ahora a un segundo año consecutivo con una reducción de cosecha sin precedentes, y que no suple la subida de precios del aceite, ya que multiplicar cualquier precio por cero, sigue dando cero».

Desde COAG también han alertado de la dramática situación que viven los agricultores regantes del Guadalquivir de otros cultivos, y que se han quedan fuera de las ayudas de sequía, mientras ven cómo sus explotaciones están al límite por la falta de lluvia, la reducción de las dotaciones de riego y los costes de producción.

La organización agraria no entiende cómo se ha definido la zonificación y qué criterios se han tomado para establecer como zonas más afectadas. De hecho, propuso al Ministerio que se atendiese tanto a secano como a regadío y para ello se tuvieran en cuenta las condiciones meteorológicas (para el secano) e hidráulicas (para el regadío), «única forma de determinar las necesidades reales de atención y de establecer las ayudas de forma justa».

Leer más

Los suscriptores de unas 63.000 pólizas contra la sequía han empezado a percibir la subvención suplementaria para la contratación de seguros agrarios para la que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha aprobado un crédito de 40,5 millones de euros.

Esta ayuda está recogida en el real decreto-ley de medidas de apoyo al sector frente a la sequía y las consecuencias de la guerra en Ucrania, aprobado por el Consejo de Ministros, celebrado el 4 de mayo y publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) una semana después.

La Agrupación Española de Entidades Aseguradoras de los Seguros Agrarios Combinados (Agroseguro) está ingresando las cantidades correspondientes a cada asegurado, «sin necesidad de que éstos tengan que realizar ningún trámite adicional».

El seguro contra la sequía está previsto en varias líneas del seguro agrario, «si bien esta subvención de carácter extraordinario se concentra especialmente en los cultivos herbáceos extensivos, viñedo, almendro, pastos para ganadería y olivar».

Cabe resaltar que esta ayuda «complementa la ya percibida en el momento de la suscripción, hasta alcanzar el 70 % sobre el coste de la prima, máximo permitido por la vigente normativa comunitaria sobre ayudas estatales al sector agrario».

https://www.mapa.gob.es/

Leer más

Publicidad

  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

Colaboramos con: