Viñedos

Artículo de opinión de Óscar Salazar, presidente de la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja, entidad miembro de la COAG (UAGR–COAG).

 

En estos días estamos asistiendo a un falso debate entre PSOE y PP a ver quién defiende más a nuestra Comunidad, oponiéndose ambos a una línea de alta tensión que atraviesa La Rioja de este a oeste para llevar electricidad producida en Zaragoza hasta el País Vasco (y quizá hasta Francia). Pero mientras estos partidos centran el debate público en este proyecto, cientos de hectáreas de La Rioja van a pasar, de ser tierras de cultivo, a fábricas de generación de energía para uso y disfrute de los grandes núcleos de población. Desde la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja denunciamos el cinismo de estos grandes partidos, que focalizan la atención en una línea eléctrica (de evidente impacto en el paisaje riojano, no lo discutimos), pero ponen alfombras rojas a los promotores de los megaproyectos de plantas fotovoltaicas y eólicas que esos sí que van a destruir irreversiblemente cientos de hectáreas en los valles de Ocón y Jubera y en las inmediaciones de Santo Domingo de la Calzada.

Una línea eléctrica, aunque expropie poco terreno, tiene evidentes efectos sobre el paisaje, una cuestión clave en una región como la nuestra tan enfocada al turismo, especialmente al enológico. Pero en la Unión no podemos dejar de señalar que la línea de alta tensión proyectada afecta especialmente a terrenos cultivados de viña, por lo que vemos cómo hay unos actores muy poderosos en nuestra Comunidad, las grandes bodegas, que lógicamente han puesto el grito en el cielo ante esta grave agresión al paisaje. Y en la UAGR nos preguntamos si acaso hay agricultores de primera, los que cultivamos viña, y otros de segunda, los que cultivamos otros alimentos como cereales, alubia verde, guisantes, patatas o remolachas. Porque lo que está claro es que la oposición, desde los grandes partidos y desde otros muchos actores, no está siendo ni mucho menos la misma respecto a la línea de alta tensión citada, que a los macroparques de renovables que mucho nos tememos veremos en nuestros campos bien pronto. Por cierto, que lo mismo sucedió con el tren, que cuando se proyectó el AVE por terrenos de viña la oposición fue bestial, pero cuando el anterior Gobierno se inventó un nuevo trazado por Rioja Alta la respuesta ya no fue tan alta.

Volviendo al proyecto de línea de alta tensión Tauste–Júndiz, en cuanto lo conocimos, como no podía ser de otra manera, nos opusimos, al igual que venimos haciendo con el resto de agresiones al campo riojano. Así, en noviembre de 2021, en sintonía con las plataformas en defensa del paisaje, firmé como presidente de la UAGR–COAG una alegación ante el Área Funcional de Industria y Energía de la Delegación del Gobierno a la línea citada en la que, entre otras cosas, pedíamos que no se admitiera la solicitud del promotor por ser insuficiente e incompatible con el medio ambiente, que se dictara Declaración de Impacto Ambiental desfavorable, y que, finalmente, se acordara la nulidad de la tramitación del proyecto. De nuevo alegamos en febrero de 2022, desmontando una por una a todas las respuestas de Forestalia a las cuestiones que se plantearon en las alegaciones del año anterior. Y el 28 de marzo del año pasado tuvimos que presentar alegaciones a otro proyecto de línea de evacuación que, proveniente de Tauste, conectaba con la subestación eléctrica ubicada en Santa Engracia de Jubera.

Como se ve, la UAGR está claramente en contra de la línea de alta tensión, que se unirá a la ya existente en tierras riojanas y que lleva años estropeando el paisaje. Pero lo que no hace la Unión, a diferencia de otros, es rasgarse las vestiduras por este proyecto, mientras se permite que los megaproyectos de placas solares y molinos ¡de 200 metros de altura! inunden fértiles tierras de parcelarias en las que las administraciones europea y regional han invertido millones de euros en los últimos años. En estos tres últimos años he firmado 110 alegaciones y recursos de alzada ante las diferentes agresiones al paisaje y a las tierras de cultivo riojanas. También la UAGR ha trabajado contra el nuevo proyecto de tren por La Rioja Alta hasta Pancorbo.

Reclamamos a los actuales gobernantes que, más allá de oponerse con bombo y platillo a este proyecto de línea eléctrica, demuestren su compromiso con todos los agricultores y los ganaderos riojanos frenando los macroproyectos de parques solares y eólicos que amenazan el futuro de cientos de familias riojanas. En la Unión de Agricultores y Ganaderos estamos hartos ya de buenas palabritas y discursos rimbombantes contra la despoblación rural, mientras vemos que unos y otros permiten, cuando no fomentan, las trabas a que los profesionales del campo podamos desarrollar nuestro trabajo. Una tarea, no lo olvidemos, que no es otra que alimentar a toda la población.

Leer más

Bodegas de los Herederos del Marqués de Riscal ha presentado en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y Biosistemas (ETSIAAB) de Madrid los resultados de su trabajo a través de la ponencia ‘Sobre el rejuvenecimiento del viñedo y su adaptación al cambio climático’. En ella, la empresa ha explicado las medidas que ha tomado en los últimos años en el ámbito vitivinícola con dos claros objetivos: reinjertar las viñas con el fin de rejuvenecer el viñedo y la adaptación de sus sistemas de cultivo para combatir las incertidumbres del cambio climático. En este evento han estado presentes José Manuel Palacios, director de la ETSIAAB; Alejandro Aznar, presidente de Vinos de los Herederos del Marqués de Riscal; Vicente Sotés, catedrático emérito de la ETSIAAB; Francisco Hurtado de Amézaga, director general Técnico y de Producción de Bodegas de los Herederos del Marqués de Riscal; Pedro Ballesteros, ingeniero agrónomo y Master of Wine; y Luis Hurtado de Amézaga, director Técnico y de Producción de Marqués de Riscal en la bodega de Rueda.

Hurtado de Amézaga ha sido el encargado de exponer cómo Marqués de Riscal inició su política de reinjertos en el 1995, con los viñedos que la bodega tiene en la Denominación de Origen Rueda. El éxito de aquella primera intervención les impulsó en el año 1998 a aplicar esta técnica en los viñedos de la D.O.Ca. Rioja, aunque fue en el 2017 cuando la empresa decidió apostar definitivamente por este sistema. Desde entonces, ha reinjertado 180 hectáreas (ha) de viñedo, con grandes resultados.

La idea de reinjertar surgió tras observar que el viñedo plantado en torno a la década de los 70, no estaba dando los mismos resultados que el viñedo más viejo, plantado con anterioridad. Ante esta situación, ha explicado Hurtado de Amézaga, «se podía optar por arrancar el viñedo o bien reinjertarlo, algo que en aquel momento no estaba bien visto». Finalmente, se ha apostado por el reinjerto con madera de aquellos viñedos más antiguos que estaban dando buenos resultados. Una de las grandes ventajas de este sistema frente al arranque es que la vid cuenta ya con un sistema radicular de mayor edad, a la que se suma la calidad de la planta que se está reinjertando. Así, han logrado, en un corto espacio de tiempo, obtener vinos de calidad similar a los de sus viñas más viejas. «Podemos dar el trabajo por terminado porque el éxito en términos de calidad es rotundo», ha afirmado el director general de Marqués de Riscal.

De esta forma, no solo se prolonga la vida de los viñedos, sino que se incrementa su valor. Como ha comentado Pedro Ballesteros, «la viña vieja es inteligencia a disposición del ser humano» y ha añadido que «debería estar prohibido arrancar viña vieja, pues la viña tiene vocación de eternidad, es paisaje».

 

Medidas ante el cambio climático

Además, Luis Hurtado de Amézaga, ha contado los retos que la compañía tiene frente al cambio climático. Una de sus principales apuestas es el cultivo ecológico que pusieron en marcha hace 10 años. Este tipo de cultivo hace que la planta sea más resistente y resiliente ante las posibles adaptaciones que tenga que hacer frente a la incertidumbre climática: «nuestro objetivo es poner en marcha un tipo de cultivo que permita a nuestro viñedo vivir el mayor tiempo posible», ha apuntado el director técnico. Actualmente, Marqués de Riscal cuenta con 350 ha certificadas en ecológico en Rueda, 370 ha en Rioja y algo más de 100 en proceso de certificación. Todo un hito entre las bodegas españolas, ya que hay muy pocas que estén haciendo una apuesta tan decidida por el cultivo ecológico.

Por otro lado, la compañía tiene una fuerte apuesta por la agricultura regenerativa. El aumento de la biodiversidad en el suelo aumenta la cantidad de materia orgánica y carbono, evitando la erosión del suelo. No solo mejora la vida del suelo, sino la biodiversidad en las propias viñas, tanto animal como vegetal, gracias a cubiertas vegetales o incluso con árboles y arbustos que atraen a fauna beneficiosa para el viñedo. Con ello se controlan mejor las plagas de manera natural, sin necesidad de productos externos.

También es un punto importante para Marqués de Riscal garantizar la perennidad de la planta. El grupo bodeguero cuenta con 500 ha de viñedo viejo en Rioja Alavesa, garantía de calidad de sus vinos, y la poda es clave para conseguir que las plantas tengan una vida lo más longeva posible. Actualmente, están colaborando con la empresa italiana especializada en poda Simonit y Sirch, para recuperar técnicas tradicionales de poda que respetan el flujo de savia de la planta y minimizan las heridas ocasionadas, que son la puerta de entrada de enfermedades que pueden acabar con la vid. La perennidad de la planta permite que estos viñedos enraícen mejor y que colonicen un volumen de suelo mucho más importante. Esto supone que la planta sepa absorber más agua, absorba más nutrientes y, por lo tanto, en situaciones de estrés –como ha ocurrido en las últimas cosechas con el aumento de temperaturas–, estas plantas sean capaces de utilizar el agua y los nutrientes que han absorbido previamente, así como sus reservas para llevar a la uva a una madurez perfecta. De ahí la importancia de contar con viñedo viejo.

De cara a los cambios en el clima, también están teniendo en cuenta otros factores para que los viñedos del futuro puedan hacer frente a la incertidumbre climática: sistemas de conducción específicos, orientaciones más frescas y mayor altitud, o suelos con buen drenaje. 

Leer más

World’s Best Vineyards 2023, certamen en el que se anunciarán los mejores viñedos y bodegas del mundo, tendrá lugar del 10 al 13 de julio en la Denominación de Origen Calificada Rioja. El evento ofrece la oportunidad de mostrar el potencial de la Rioja ante los ojos de la comitiva, integrada por más de un centenar de personas entre organización, jurado, periodistas nacionales e internacionales, así como grandes exponentes y expertos del sector, quienes tendrán la oportunidad de conocer de primera mano la denominación a través de un extenso programa con diferentes itinerarios, que incluirá catas, visitas a bodegas y actividades de ocio, entre otros, para disfrutar de la rica diversidad de la Región con el propósito de que puedan apreciar todos los elementos que convierten a Rioja en un lugar único.

Dentro del programa de visitas organizado en colaboración con el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja ocupa un lugar destacado el anuncio de los 50 Mejores Viñedos y Bodegas del Mundo (World’s Best Vineyards) de 2023, que tendrá lugar el 12 de julio, momento en que se dará a conocer el ranking global. Este acto se emitirá en tiempo real desde la plataforma YouTube.

Eva Hita, consejera de Agricultura de La Rioja, ha destacado que «este evento es una oportunidad extraordinaria para posicionar nuestra denominación y ganar embajadores de la marca Rioja. Tenemos todos los ingredientes necesarios para que Rioja sea una preferencia para el viajero». Bittor Oroz Izagirre, viceconsejero de Agricultura del Gobierno Vasco ha recordado que «en Rioja tenemos que estar en los mercados de la excelencia y vinculados al enoturismo. El objetivo es vender con un concepto de excelencia y este evento nos posiciona en ese camino hacia la excelencia». Por su parte, Itziar Gómez López, consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra ha comentado que «este evento es una gran oportunidad para mostrar el gran potencial de la denominación y convertirnos en el epicentro de la actividad turística nacional e internacional».

La inversión para la consecución del certamen supera el medio millón de euros de los cuales, una cuantía importante revierte directamente en el propio territorio de la Denominación –a través de la contratación de servicios de hostelería, alojamientos, transportes, etc.– dinamizando así el sector y negocios de la zona. www.worldsbestvineyards.com

Leer más

Los efectos positivos de la cubierta vegetal bajo la línea de cultivo de viñedos han quedado demostrados en un estudio que forma parte de la tesis doctoral del técnico de asesoramiento de INTIAF. Javier Abad, y que ha sido publicado en la revista científica Scientia Horticulturae. Esta investigación ha sido desarrollada desde la Universidad Pública de Navarra (UPNA), en colaboración con EVENA, Neiker e INCAVI-IRTA. El artículo hace referencia al impacto de una cubierta de trébol fresa bajo las cepas sobre parámetros de calidad del suelo en una parcela de clima mediterráneo, siendo este impacto beneficioso sobre parámetros de carbono de suelo, estructura, infiltración desde los 16 meses desde su implantación y en parámetros biológicos desde los 20 meses. 

Aunque en los últimos años el empleo de cubiertas vegetales en el viñedo ubicadas en la calle del cultivo ha experimentado un crecimiento importante, «aún sigue siendo bajo el nivel de implantación de este tipo de manejo, apenas un 5% de la superficie del viñedo»

Este tipo de cultivos de cobertura «son una buena opción desde el punto de vista ambiental, puesto que aumentan el carbono orgánico del suelo, mejorar la filtración de agua, reducen la erosión del suelo y las emisiones de gases invernadero, a la vez que aumentan la biodiversidad de los viñedos». A pesar de ello, al compartir el mismo espacio y competir por el mismo agua y nutrientes, «esta opción no se suele plantear para el espacio que queda bajo las cepas»

Esta investigación «recalca el efecto positivo que el uso de esta cubierta bajo las cepas tiene en la calidad del suelo y el comportamiento agronómico del viñedo». Según refleja el estudio, esta práctica novedosa «ha demostrado ser una herramienta factible y beneficiosa que puede incorporarse a la cartera de opciones de manejo del suelo para viñedos en áreas mediterráneas donde se dispone de riego de apoyo. En condiciones de secano, la idoneidad de esta técnica es probablemente más limitada y, por lo tanto, debe utilizarse con cautela»

Asimismo, «el estudio considera necesario evaluar las implicaciones a más largo plazo sobre las características edáficas, agronómicas y enológicas, y estudiar el potencial de otras especies de cultivos de cobertura que podrían adaptarse mejor al clima mediterráneo y otros suelos».

En un primer trabajo que se publicó en la revista OENOone se presentaron los primeros resultados de cómo una cubierta de trébol fresa bajo las cepas no afectaba a la producción del viñedo ni a la composición de la uva, «siendo una buena alternativa al empleo de maquinaria intercepas o al empleo de herbicida». En el publicado en Scientia Horticulturae, que se puede consultar de manera libre y gratuita hasta el 24 de febrero, se remarca como, además de lo anterior, la cubierta, en un breve periodo de tiempo, «ya tiene efectos positivos sobre parámetros de calidad del suelo como son el carbono orgánico, la agregación, la infiltración o la actividad y diversidad biológica del suelo».

Leer más

Los miembros del Grupo Operativo (G.O.) Integración fotovoltaica simbiótica en viñedos (Enovoltaics) han mantenido la primera de las reuniones de coordinación en la que se han marcado las líneas generales que se seguirán a lo largo del proceso de desarrollo del proyecto que plantea la instalación de paneles solares integrados en espalderas de la vid, generando así un valor añadido a través de un doble uso del suelo, en la producción de uva de vino y, al mismo tiempo, de energía solar fotovoltaica.

La evaluación de su potencial, desde el punto de vista técnico–económico, medioambiental y social se realizará a través de cuatro instalaciones piloto ubicadas en plantaciones de las distintas bodegas que forman parte del Grupo Operativo que son Bodega Evine (Yecla), BSI (Jumilla), Bodegas Carchelo (Jumilla) y la Finca Tomás Ferro, teniendo previsto realizar los ensayos en las variedades más significativas de producción vitivinícola de la Región de Murcia como son ‘Merseguera’, ‘Tempranillo’, ‘Monastrell’, ‘Syrah’ y ‘Cabernet Sauvignon’.

Los trabajos comenzarán en breve y para ello se han previsto visitas a las distintas fincas para evaluar las diferentes alternativas para el acoplamiento de los paneles solares en las estructuras de parral existentes en cada una de ellas, «anticipándose así a los posibles problemas que pudieran surgir en función de sus particularidades, tanto de disposición y configuración de las espalderas como de los distintos sistemas de recogida del producto final».

La pretensión «es obtener una producción de unas 150 botellas de vino en cada una de las plantaciones bajo las condiciones previstas en el proyecto de integración de los paneles solares en los viñedos, evaluando las diferencias en la producción con otros en condiciones normales».

Para ello se plantea una segunda fase de monitorización en la que se obtendrán diversos parámetros, tanto los eléctricos de potencia generada, como de sensorización del máximo de variables que se puedan recopilar: temperatura de panel y de suelo, humedad de suelo, temperatura cercana a la vid por sus posibles efectos sobre las heladas y otros interesantes, previendo la instalación de estaciones meteorológicas en cada una de las plantaciones.

Además de las bodegas mencionadas anteriormente, en el G.O. participa COAG. Agromarketing ejerce de agente de innovación y comunicación, mientras que Imida, Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) y la Solar actúan como colaboradores.

Este proyecto está enmarcado en la Orden que regula el funcionamiento de los Grupos Operativos Locales, contando con un presupuesto de 200.000 euros, financiados a través de los fondos FEDER (63%) y de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia (37%).

Leer más

La Facultad de Enología de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona), la Academia de Poda de INNOVI y la empresa italiana Simonit&Sirch–Vine Master Pruners, referente en formación en poda a nivel internacional, se han unido para iniciar a partir del 20 de octubre la segunda edición del ‘Curso Superior de Poda de Respeto: protección y longevidad’, cuyas inscripciones ya están abiertas. En la primera, participaron 18 alumnos de toda España, que valoraron de forma muy positiva tanto los contenidos del curso como el intercambio de experiencias.

Se trata de un curso teórico–práctico, en modalidad semipresencial, de 130 horas. La parte teórica será en formato híbrido (presencial–online) y se impartirán aspectos del ciclo biológico del viñedo: anatomía, fisiología, patologías, entre otros contenidos.

La parte práctica consistirá en la poda de viñedos en varias localizaciones para conocer las diferencias entre variedades y formas de conducción propias de destacadas Denominaciones de Origen como Penedès, Ribera del Duero y Rioja, que permitirá a los asistentes al curso aplicar el tipo de poda más adecuado a las fases y tipologías de formación más características. Estas prácticas se realizarán en fines de semana, en los viñedos de bodegas como Gramona, Recaredo, Marqués de Riscal o Pago de Carraovejas.

El cuadro docente está compuesto por Francesca Fort (Universitat Rovira i Virgili), Alberto González (Bodegas Timanfaya S.L.), David Gramaje (Instituto de Ciencias de la Vid y el Vino (CSIC), Roc Gramona (Gramona S.A.), Fernando Martínez de Toda (Universidad de La Rioja), Diego Olmo (Laboratori Oficial de Sanitat Vegetal de les Illes Balears), Antonio Olmos (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), Juan Emilio Palomares (Instituto de Agricultura Sostenible. IAS-CSIC), Luis Gonzaga Santesteban (Universidad Pública de Navarra) y Alessandro Unfer (Simonit & Sirch) (Italia).

El curso va dirigido a todas aquellas personas con formación previa en poda, sea teórica o práctica, que trabajen en el ámbito de la viticultura: gestores de explotaciones, responsables técnicos, ingenieros agrícolas, consultores, profesorado de ciclos formativos o universidad y estudiantes de módulos formativos o grado. www.fundacio.urv.cat/es/

Leer más

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando aún no se había dado por estabilizado el incendio en Venta del Moro, la comarca valenciana de Utiel-Requena ha sufrido esta semana nuevas adversidades en forma de pedrisco, acompañado de fuertes rachas de viento, que causaron daños de diversa gravedad en la agricultura. Según las primeras estimaciones de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), la tormenta de granizo del lunes 4 de junio por la tarde afectó a 1.000 hectáreas en Sinarcas, Camporrobles y Utiel (partida La Torre), mientras que un nuevo temporal golpeó unas 5.000 ha de cultivo, principalmente viña, de las cuales 2.000 ha alcanzaron un grado de afección del 80% e incluso 500 hectáreas llegaron al 100% de la producción. 

El término más perjudicado en esta segunda y más intensa tormenta fue Requena, mientras que la piedra también cayó de manera menos intensa y en zonas localizadas de Villargordo del Cabriel, Caudete de las Fuentes y Utiel.

La organización agraria prevé importantes pérdidas en los viñedos afectados «porque el siniestro ocurre en un momento de la temporada especialmente sensible para la uva». Llamado por los viticultores ‘agraz’, en esta etapa del ciclo vegetativo previa al envero «los frutos todavía presentan mucha acidez y al mínimo roce con la piedra se pueden poner de color marrón y se secan». En las zonas más damnificadas hay defoliación de hojas y daños en la madera de las cepas, así como árboles con ramas partidas a causa del viento. Otros cultivos con siniestros de consideración son el almendro y el olivo. 

Por todo ello, AVA-ASAJA solicita a Agroseguro que «agilice las peritaciones a fin de pagar las correspondientes indemnizaciones a los agricultores afectados». En caso de que haya riesgos no cubiertos por el seguro, la asociación pide a las administraciones que «habiliten ayudas directas, subvenciones para apoyar los tratamientos fungicidas y medidas fiscales para aliviar las pérdidas sufridas a causa de estas adversidades climáticas».

Leer más

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha comunicado a las comunidades autónomas las superficies a conceder por cada solicitud de autorización para nuevas plantaciones de viñedo en 2022, que suman 946 hectáreas (ha). El MAPA ha centralizado y ordenado las solicitudes admisibles que remitieron las autonomías, y ha trasladado la resolución a éstas para que se lo comuniquen a los beneficiarios antes del 1 de agosto.

La superficie concedida se ha repartido entre los cuatro primeros grupos considerados de prioridad. El 74% se ha concentrado en los tres primeros: viticultor joven con pequeña explotación (42% de la superficie), viticultor con pequeña explotación y viticultor joven con mediana explotación (32% entre los dos). Estos 3 grupos recibirán el 100 % de la superficie admisible que solicitaron, con un máximo de 5 ha por solicitante. A los viticultores del cuarto grupo de prioridad, titulares de mediana explotación, se les asigna el resto de superficie.

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha cuenta con mayor superficie de nueva plantación, 508 ha, seguida de Castilla y León, con 129 ha, y Cataluña, con 112 ha. Las concesiones se hacen sobre una superficie solicitada de 3.822 ha, que se reduce a 3.045 una vez tenidos en cuenta los criterios de admisibilidad, y tras aplicar el límite máximo de 5 ha por solicitante.

La demanda de autorizaciones para plantación de nuevos viñedos mantiene su tendencia a la baja. La superficie total solicitada este año ha descendido un 17% con respecto a 2021, año en el que a su vez ya se produjo una reducción del 40 % sobre el ejercicio 2020.

Cabe señalar que el 1 de enero de 2016 entró en vigor el nuevo régimen de autorizaciones de plantaciones de viñedo, que sustituía al antiguo sistema de derechos, y que permitía continuar con un crecimiento controlado del potencial de producción. Este nuevo sistema estipula la obtención de una autorización a partir de un cupo que se establece cada año para autorizaciones de nuevas plantaciones y que se reparte entre los solicitantes conforme a lo establecido en la normativa de la Unión Europea (UE) y nacional.

El 28 de diciembre de 2021 se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la resolución de la dirección general de Producciones y Mercados Agrarios por la que se fijaba como límite de superficie para la concesión de nuevas plantaciones para 2022 el 0,1 % de la superficie plantada de viñedo a 31 de julio de 2021, lo que equivale a las 946 ha mencionadas, teniendo en cuenta la recomendación presentada por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE).

Leer más

El sector vitivinícola es el responsable del 2,2% del Producto Interior Bruto (PIB) y genera un Valor Añadido Bruto (VAB) de alrededor de 437 millones de euros anuales en Extremadura, de los que el 48% (210 millones de euros) corresponden a contribución directa del sector. 

Estos datos aparecen en el estudio ‘La Importancia económica y social del sector vitivinícola en Extremadura’, que han presentado en el marco de Iberovinac, el Salón del Vino y la Aceituna de Extremadura, celebrado en Almendralejo (Badajoz), el presidente y la directora de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), Ángel Villafranca y Susana García, respectivamente; el director de Economía Aplicada de Analistas Financieros Internacionales (AFI), Diego Vizcaíno; la consejera de Agricultura de la Junta de Extremadura, Begoña García, y la directora de CaixaBank de Andalucía Occidental Extremadura, Xus Catalá.

El documento refleja datos que ponen de manifiesto la importancia económica del sector vitivinícola dentro de la economía y el empleo de esta comunidad autónoma. Así, la vitivinicultura contribuye a generar 8.170 empleos en la región, principalmente en el 52% de los municipios extremeños que cuentan con viñedo, lo que evidencia su contribución a la fijación de población al territorio, según ha destacado Villafranca, que ha añadido que son estos municipios «los que registran mayor crecimiento de población en los últimos años». Solo en la provincia de Badajoz, los municipios que cuentan con viñedo han experimentado un aumento de la población del 3%, mientras que en los que no existe este se ha reducido un 5%.

También sobre la relevancia del sector vitivinícola ha hablado la consejera de Agricultura, quien ha subrayado la importancia del mismo en el relevo generacional, «porque involucra a jóvenes y mujeres, las principales fijadoras de población al territorio». En la misma línea, Vizcaíno ha llamado «a poner en valor el sector agropecuario en general y vitivinícola en particular porque es capaz de generar muchos efectos de arrastre. No tenemos tantas actividades para luchar contra la despoblación y el vino es una de ellas». Por su parte, la directora de CaixaBank de Andalucía Occidental Extremadura ha comentado que se trata de un sector al «que apoyamos y apoyaremos para poder seguir creciendo juntos».

La directora de la OIVE ha destacado la importancia de conocer los datos del sector en Extremadura y «dar a conocer que ejerce un papel clave tanto para la economía como para el empleo y, muy especialmente, para los pueblos de las zonas rurales que viven exclusivamente del viñedo». «Por encima de todo, cuando hablamos de vino, lo hacemos de cultura, de tradición, de nuestra dieta mediterránea y de un producto que, consumido con moderación, es perfectamente compatible con una dieta equilibrada y saludable», ha concluido García.  

Leer más

Tras un 2021 que supuso el auge del mercado del comercio internacional, con 111,6 millones de hectolitros (Mhl) exportados, y una recuperación parcial del consumo mundial después de la pandemia, 2022 se presenta como un año incierto para el sector vitivinícola a causa de la invasión de Ucrania por parte de Rusia que está provocando interrupciones en la cadena de suministro mundial y una crisis energética, según ha indicado ayer, 27 de abril, el director general de la OIV, Pau Roca, en la presentación telemática realizada desde la sede de este organismo intergubernamental en París. Al inicio de su intervención, Roca ha pedido «que los combates cesen en Ucrania». Una guerra que «ha añadido nuevos cuellos de botella a la cadena de suministros. Lo mismo ocurre con el resurgimiento de los casos de Covid–19 en China, que ha provocado cierres temporales en algunas partes del país. Además, la guerra está ejerciendo una presión sin precedentes sobre el mercado mundial de la energía, que ya estaba experimentando una subida de precios en 2021, creando una presión inflacionista sobre los consumidores».

El director general de la OIV ha alertado que una posible interrupción del comercio entre la Unión Europea (UE) y Rusia podría causar cierta preocupación, especialmente en Italia, Francia y España, sus tres principales proveedores de vino. Cabe recordar que Rusia fue el décimo mayor importador de vino del mundo en 2021 (representando alrededor del 2% de las importaciones mundiales) y el octavo mayor mercado de vino en términos de valor de las ventas .

Además de todos estos aspectos, Roca ha señalado durante su intervención que «el cambio climático es el verdadero problema al que se enfrenta el sector vitivinícola, que supera todos los retos mencionados hoy. Nuestro sector es muy consciente de ello».

 

Las cifras claves en 2021
En 2021, la superficie mundial de viñedo, estimada en 7,3 millones de hectáreas (Mha), se ha reducido ligeramente respecto a 2020. España, Francia e Italia han representado un tercio del total. En cuanto a la producción mundial de vino, excluyendo el zumo y el mosto, se ha estimado un volumen de 260 Mhl, o sea un descenso de casi 3 Mhl (–1%/2020). Esto es resultado de dos tendencias contrastadas que se equilibran a nivel mundial: por un lado, la fuerte caída en algunos de los principales países productores de vino de la UE, y por otro, las cosechas récord del hemisferio sur.

El consumo mundial de vino en 2021 se ha situado en 236 Mhl (+0,7%/2020), siendo los principales países consumidores por este orden, Estados Unidos (33,1 Mhl), Francia (25,2 Mhl), Italia (24,2 Mhl), Alemania (19,8) y Reino Unido (13,4 Mhl). Con un incremento de casi el 10% respecto a 2020, España es el sexto consumidor mundial con 10,5 Mhl, recuperando niveles prepandémicos.

Con 111,6 Mhl, el mayor volumen exportado jamás registrado en la historia, las exportaciones mundiales de vino en 2021 aumentaron un 4% respecto a 2020, y se impulsaron aún más en términos de valor, con 34.300 millones de euros (M€), registrando un incremento anual del 16%.

Una vez más, el comercio internacional de vino lo han dominado tres países de la UE: España, Italia y Francia, que en conjunto han exportado 59,9 Mhl (el 54% de las exportaciones mundiales de vino). No obstante, existe grandes diferencias entre ellos, ya que, por ejemplo, un 56% de los vinos españoles exportados lo fueron a granel, frente a un 34% en botella, mientras que en el caso de los franceses los porcentajes fueron del 11% y del 70%, respectivamente. De este modo, España, con 23 Mhl, siguió relegada a la tercera posición en términos de valor, con 2.883 M€, a mucha distancia tanto del líder Francia, con 11.075 M€ obtenidos por la venta de 14,6 Mhl, como de los 7.060 M€ de Italia, con 22,2 Mhl.

En cuanto a los principales países importadores han sido Alemania (14,5 Mhl), Estados Unidos (13,9 Mhl) y Reino Unido (13,6 Mhl), lo que supone el 38% del total mundial.

Así, Pau Roca ha recalcado que «desde el punto de vista del comercio, 2021 ha sido un año muy interesante». Para añadir que «si bien la pandemia no había terminado, nuestro sector dio muestras de mayor resiliencia que otros sectores. Este éxito se debe en parte a su gran capacidad para adoptar soluciones innovadoras y tecnológicas a las medidas de bloqueo, como el comercio electrónico, como muestra el aumento de las ventas online».

Por tercer año consecutivo, el índice de internacionalización del mercado del vino, que se construye como la relación entre los volúmenes de las exportaciones mundiales de vino y el consumo mundial de vino, ha aumentado, situándose en el 47%. Así, en 2021, por término medio, de cada 2 botellas de vino consumidas en el mundo, aproximadamente 1 ha cruzado (al menos) una frontera, es decir, la mitad del vino que se consume en el mundo es de importación.

 

Primeras estimaciones en el hemisferio sur
Por último, el director general de la OIV ha avanzado que se prevé un descenso de la producción de vino para 2022 en el hemisferio sur. Esto no es necesariamente una mala noticia. El descenso se debe a los altísimos niveles de producción de vino registrados en 2021, y este año esperamos que las cosechas vuelvan a sus medias a largo plazo. Con la excepción de Nueva Zelanda (+12,6%/2021) y Sudáfrica (+0,4%/2021), se prevé que todos los demás países productores de vino del hemisferio sur vean disminuir sus niveles de producción en 2022. Un retroceso debido a las condiciones climáticas que debería ser del 13,1% en Argentina hasta los 10.850 Mhl, del 9,9% en Chile a 12.100 Mhl y de 10% en Brasil a 3.240 Mhl.

Leer más

Publicidad

  

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito


Entra en el Kiosco para accecer a tus suscripciones, descargar revistas en abierto, comprar ejemplares, ...

Publicaciones recomendadas

Colaboramos con: