Sara García, gerente de la Ruta del Vino Ribera del Duero

Entrevista
Sara García, gerente de la Ruta del Vino Ribera del Duero

‘Hay una Ruta del Vino Ribera del Duero para cada persona’

El Consorcio Ruta del Vino Ribera del Duero, el organismo de promoción enoturística de la Ribera del Duero quiere seguir sumando establecimientos a la Ruta que recorre el corazón geográfico de la Península Ibérica y de Castilla y León entre Burgos, Segovia, Soria y Valladolid. Engloba a cinco asociaciones, el Consejo Regulador y 51 municipios que albergan 53 bodegas, 20 restaurantes, 15 alojamientos, 11 enotecas y comercios especializados, 20 museos y centros de interpretación, dos spas, centros de degustación y cursos de cata, bares de vinos, un centro ecuestre y dos agencias de viajes. La Ribera del Duero se extiende por una franja de 115 kilómetros de este a oeste y 35 kilómetros de norte a sur. Cuenta con 21.000 hectáreas de viñedo plantado y en la región se embotellan cada año casi 50 millones de litros de vino. La Ruta del Vino Ribera del Duero tiene su sede en Aranda de Duero y desde agosto de 2015 está presidida por Miguel Ángel Gayubo. Su gerente Sara García invita a sumarse a los nuevos establecimientos que se especializan en enoturismo.

¿Qué está aportando el turismo rural al mundo del vino?
La posibilidad de disfrutar del mundo del vino en origen, con una oferta turística amplia y adaptada para todos los públicos. Acercar la experiencia del vino al turista es la única forma de hacer que el cliente conozca el producto verdaderamente y que se convierta en un fiel prescriptor.

¿Y el mundo del vino al turismo rural?
El vino es el motor principal de la creación de una ruta del vino, es el eje sobre el que gira todo en este tipo de proyectos. Es un valor añadido a la experiencia de turismo rural, el motivo principal del viaje.

En 2014, visitaron las bodegas de la Ruta del Vino Ribera del Duero casi 190.000 personas. La nueva presidencia quiere incrementar este número de visitantes a todos los establecimientos. ¿Cómo piensa hacerlo?
Facilitando la entrada de nuevos establecimientos que en los últimos años se han ido especializando en el Enoturismo, apostando como hasta ahora por la calidad y autenticidad de los servicios, promocionando la Ruta a través de campañas de publicidad y comunicación en redes sociales. Además tenemos en la “despensa” varios proyectos para trabajar más en la comercialización del destino, lo que aumentará sin duda la afluencia de turistas.

¿Por qué zonas apostará al promocionar la ruta a la hora de buscar más turistas y por qué?
Hay una Ruta para cada persona, por lo tanto, cada rincón de la Ribera es un destino en sí. Bien es cierto que los espacios naturales, sobre todo aquellos que están vinculados con el Sendero GR–14 del Duero, son un atractivo indiscutible que marida muy bien con la gastronomía y vino. Además de ser excusa para realizar una actividad al aire libre, son espacio de deporte, de diversión en familia y de conocimiento de la naturaleza.

¿Ha tenido la respuesta que esperaba la reducción de cuotas?
Todavía es pronto para hacer un balance pero los primeros impactos están siendo positivos y ya estamos recibiendo peticiones de adhesión de nuevos establecimientos.

Para entrar en el consorcio hay que cumplir el Manual del Club de Producto Rutas del Vino de España, por lo que ustedes facilitan auditorías sin compromiso. ¿Qué resultados están obteniendo? ¿Sugieren alguna mejora?
Todavía es pronto para sacar conclusiones ya que la campaña de integración de empresas acaba de iniciarse. Las empresas dedicadas al Enoturismo superan sin problemas este cuestionario que es obligatorio para todas las empresas, pero siempre se procura proponer mejoras, así como destacar aquellos aspectos positivos. Los informes se envían sólo al establecimiento y sus resultados son confidenciales.

¿Qué detecta la Ruta sobre la evolución de la crisis? ¿Los turistas gastan más, menos? ¿Cómo lo gastan?
Las Rutas han sobrellevado la crisis con bastante éxito, quizás porque las tendencias en turismo rural, tradicionalmente de escapadas de un día o fin de semana sufren menos los achaques de una crisis económica. Los turistas que visitan las Rutas tienen un componente de consumo implícito en su forma de entender el viaje ya que además de visitar la Ruta, vienen con la intención de comprar vino en las bodegas, productos gastronómicos típicos, etc.

En el enoturismo no todo es venta directa. ¿Qué papel tienen en el consorcio los intermediarios turísticos?
El consorcio es un organismo dedicado a la promoción de la Ribera del Duero como destino turístico, así que nuestro papel es el de ser el altavoz de los municipios y empresas para promocionar todas sus actividades, ponerles en contacto con intermediarios, etc.

¿Trabajan en la presentación de alguna ruta singular?
La ruta del vino no es un itinerario en sí, es un concepto de territorio del vino que uno recorre en función de sus motivaciones. Bien es cierto que la palabra Ruta puede dar lugar a confusiones. En esta etapa intentaremos promocionar más espacios como el ya mencionado Senda Del Duero GR–14, que circula junto al río y que en nuestra D.O. nos deja 5 magníficas etapas para vincular turismo activo con vino y gastronomía. 
Rosa Matas, Lleida.

Publicado en Enoviticultura nº 36

 

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas