La D.O.P. Cariñena cierra la vendimia 2020 con un 60,52% más de producción que el año pasado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En tres cuartas partes de la superficie, las uvas se han recogido mecánicamente

 

La Denominación de Origen Protegida (D.O.P.) Cariñena ha superado las previsiones iniciales y ha recogido este año un total de 91.772.269 kilos de uva. El balance final de la vendimia no solo es bueno en cantidad sino también en calidad ya que los informes técnicos han destacado la ‘excelente’ sanidad y características de la uva. La cifra final representa un 60,52% más de producción que el pasado año y supera en un 11,31% la media de la última década.

Esta denominación ha recordado que la vendimia comenzó con la recogida de las primeras variedades a finales de agosto y el grueso arrancó en los primeros días de septiembre. En los últimos años, se han fomentado los cultivos en espaldera, lo que permite una recogida fácil y rápida con máquinas vendimiadoras. Así, un 75% de las uvas han sido cosechadas de esta forma y el resto de manera manual.

La evolución de la climatología ha ayudado a la positiva vendimia de este año. Las lluvias acompañaron el comienzo de la brotación, a mediados de marzo. El crecimiento de los pámpanos fue rápido, debido a las temperaturas cálidas de abril y mayo y a la abundante pluviometría. Y lo mismo ocurrió con el cuajado final, en junio. Durante toda la campaña el tiempo ha sido estable, sin que se haya registrado ninguna incidencia. Al final se concluyó con un acumulado en precipitaciones de 558,2 litros/m2 (un 121,6% de la media histórica)

En cuanto a las variedades vendimiadas, la uva ‘Garnacha tinta’ sigue estando en primer lugar, con casi un tercio de la cosecha, seguida de la ‘Tempranillo’ (19,1%) y la ‘Cabernet Sauvignon’ (14,2%). La ‘Viura’ o ‘Macabeo’ es la uva blanca con mayor producción (10,47%).

Durante la vendimia de la D.O.P. Cariñena, la empresa Tragsatec ha realizado desde mitad de junio hasta el día 31 de julio de 2020, el control de rendimientos de todas las parcelas inscritas en el Registro de Viñas del Consejo Regulador. Además, se han dispuesto en todos los centros de pesada de la D.O.P. a técnicos veedores para el control de cada una de las parcelas del Registro de Viñas, para controlar los kilos y el grado de entrada en bodega.

Por otro lado, hay que destacar el gran control de la Polilla del racimo (Lobesia botrana), que han tenido poblaciones mínimas, ya que, en el 100 % de la superficie de la D.O.P. se utiliza la técnica de lucha biológica contra la polilla del racimo, mediante la ‘confusión sexual’ con difusores de feromonas (así se confunde a los machos y no llegan a fecundar a las hembras). Cariñena ha sido pionera en la implantación de este sistema.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas