El sector vitivinícola de Castilla y León se apunta al autoconsumo fotovoltaico

El autoconsumo fotovoltaico ha llegado a las bodegas de Castilla y León para quedarse. De hecho, durante el año pasado se registraron 564 nuevas instalaciones fotovoltaicas en autoconsumo en esta región que supusieron 20,9 MW. Todo ello se ha puesto de manifiesto en el transcurso de la jornada titulada ‘Oportunidades para el sector vitivinícola en Castilla y León a través del Autoconsumo’, organizada por UNEF (Unión Española Fotovoltaica), y que se ha celebrado de forma abierta a través del canal de Youtube de esta entidad.

En este sentido, cabe resaltar que a pesar de la situación generada por la Covid–19, en España se instalaron en el 2020 alrededor de 600 MW en autoconsumo fotovoltaico, lo que supuso un crecimiento del 30% respecto a 2019. De esos 600 MW, en Castilla y León se instalaron alrededor de 30 MW, cifra que triplica la potencia instalada en los 3 últimos años.

El sector industrial y el primario son los que más han apostado por el autoconsumo en sus instalaciones (56%), seguido del sector servicios (23%) y el doméstico (19%). «Con más de un millón de hectáreas de viñedos en la región, el sector vitivinícola es consciente de esa oportunidad que les brinda el autoconsumo fotovoltaico», ha manifestado Rafael Benjumea, presidente de UNEF en su presentación de la jornada.

Por su parte, Raúl Escudero, gerente de la Denominación de Origen (D. O.) Cigales, ha relatado porqué decidieron hacer uso de la energía solar, «lo consideramos muy interesante para tener un menor impacto medioambiental y hacer una zona ecológicamente más sostenible, aparte de producir con unos costes más bajos y precios más competitivos».

El sector vitivinícola está convencido de que el futuro pasa por la sostenibilidad y, en concreto, Carmen San Martín, CEO de Bodegas De Alberto, que ha hecho especial mención a la parte de la producción al comentar que «debemos de avanzar en sostenibilidad dentro de nuestro proceso productivo, que es uno de los pilares de nuestro plan estratégico dentro de la empresa para los próximos años y dentro del cual hemos ido desarrollando varias acciones». De hecho, todos los ponentes han coincidido en que no se puede entender el sector enológico, que procede de la tierra, sin la sostenibilidad de la misma, y eso pasa por el autoconsumo fotovoltaico, que es «legal, rentable y sostenible», según ha apuntado Amaya Gómez, Sales manager de BRAUX Energy Group y delegada de UNEF en Castilla y León

Además, los ponentes han querido destacar la sencillez de la instalación de los paneles solares, un detalle para que, aquellos que aún tengan dudas, se animen a dar el paso, ya que se trata de un proceso rápido y seguro que no conlleva apenas mantenimiento. Esta sencillez pasa también por la eliminación y simplificación de los procesos administrativos, por los que UNEF está luchando; así, ya son 11 la Comunidades Autónomas que han eliminado la Licencia de Obras para el autoconsumo, entre las que se encuentra Castilla y León.

Miguel A. Torres, ex-presidente de la Federación Española del Vino y presidente de Bodegas Torres, ha indicado que «nos decidimos por la fotovoltaica al ser una solución rápida y sencilla para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de nuestra actividad. Empezamos en 2008 con nuestra primera instalación (de venta a red), y cuando la normativa lo permitió desplegamos el autoconsumo fotovoltaico entre 2016 y la actualidad en todas nuestras bodegas, en las D.O. Penedes, D.O. Rueda, D.O. Ribera de Duero, D.O. Rias Baixas, D.O.Ca. Priorat, D.O.Ca. Rioja y D.O. Costers del Segre. Sumando en torno a 1.500kW todas ellas».

Otro de los objetivos a la hora de instalar placas solares en las bodegas de Castilla y León ha sido abaratar el coste energético que implican los procesos de fabricación y de mantenimiento, además del día a día de las instalaciones o el regadío de los viñedos. Así han coincidido de nuevo los ponentes en que el autoconsumo fotovoltaico supone una inversión a medio-largo plazo, pues la reducción de los costes se ve desde el momento de la instalación.

En cuanto a la amortización, Carmen San Martín, ha aclarado que «evidentemente va a depender de varios factores como, por ejemplo, si finalmente nos conceden la ayuda o no, de la producción efectiva que tengan las placas, de los excesos de potencia etc. Pero la horquilla va de 7 años y 2 meses en el peor de los escenarios a 2 años y 6 meses; si nos vamos a un supuesto prudente sin subvención y con excesos de potencia sería de 4 años y 8 meses».

El mensaje es claro: hay que aprovechar la ocasión y las ventajas que ofrece el autoconsumo en la actualidad. El futuro pasa por la sostenibilidad y una actividad como la del sector vitivinícola no debe dejar pasar la oportunidad tanto de reducir costes, como de apostar por ser más sostenibles y aumentar así su diferenciación en calidad y reputación.

Para finalizar la jornada ha tenido lugar una mesa redonda donde han intervenido resolviendo preguntas de los asistentes el CEO de Solarnub, Iván Muñoz; la presidenta de la D.O. Rueda, Carmen San Martín; el presidente del Consejo Regulador de la Ribera del Duero, Enrique Pascual y el gerente de la D.O. Cigales, Raúl Escudero.

Publicidad

Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Ejemplar gratuito

Publicaciones recomendadas